Inicio del contenido principal

Estudiantes de Bachillerato investigan sobre nomofobia

Disponible en:Medellín5 ago. 2019

 

 
Este es un estudiante de espaldas sosteniendo un celular

 

Cinco jóvenes del grupo 11°07, se interesaron por indagar sobre el miedo que sienten algunos de sus compañeros de estudio al dejar de usar el teléfono móvil, con edades entre 14 y 18 años, de los grados noveno, décimo y undécimo.

Samuel Castro Agudelo, Julián Correa Ortiz, Juan Pablo Herrera Hernández, Juan José Mejía Arcila y David López Cardona, tratan de identificar las características más notorias de las personas cuando usan el dispositivo móvil a diario, y su relación con la fobia asociada a la soledad, el sentimiento de compañía artificial y la depresión. Ellos coincidieron en expresar: “Entender que la virtualidad nos permea y nos vuelve dependientes, es reconocer que como jóvenes nos afectamos por las capacidades para relacionarnos, y para desarrollar razonamientos lógicos que no se solucionan usando este tipo de tecnología”.

 

 
Aquí estan los estudiantes Samuel Castro Agudelo, Julián Correa Ortiz, Juan Pablo Herrera Hernández, Juan José Mejía Arcila y David López Cardona, del grupo 11°7 investigadores del proyecto nomofobía

Samuel Castro Agudelo, Julián Correa Ortiz, Juan Pablo Herrera Hernández, Juan José Mejía Arcila y David López Cardona, investigadores del proyecto nomofobia

 

Esta exploración se viene desarrollando desde el 2018, en el marco de la Cátedra de Investigación que se orienta en el Colegio de la UPB desde jardín hasta undécimo, donde se generan procesos de indagación e innovación, para solucionar problemas tecnológicos, científicos y humanos, como sucede en este caso, propiciando la transformación personal y social.

“En los más pequeños esta adicción es notoria, porque en ocasiones son los mismos papás quienes desean calmar otras ansiedades, tales como los caprichos o llantos sin sentido de sus hijos, a través del uso de video juegos en sus dispositivos digitales, o con videos infantiles”, explicó el investigador escolar, David López.

Este proceso de investigación se encuentra en la fase del diseño metodológico, tendiendo presente los factores de riesgo del público objetivo al presentar esta fobia, donde se contemplan cinco encuestas y entrevistas en cada salón de los grados noveno, décimo y undécimo. “La incidencia de este estudio impacta a los adolescentes, ya que están creciendo junto con los avances del mundo virtual, la cuarta revolución industrial y la fascinación de la sociedad por solucionar todas las actividades humanas a través de las herramientas tecnológicas. Además, según otros estudios, las personas que tienen este miedo, sufren de ansiedad y en los casos más graves, ataques de pánico y taquicardia”, indicó Samuel Castro.

 

 
Aquí están los estudiantes Samuel Castro Agudelo, Julián Correa Ortiz, Juan Pablo Herrera Hernández, Juan José Mejía Arcila y David López Cardona, del grupo 11°7

Los estudiantes del grupo 11°7 exponiendo el objeto de la adicción, nomofobia

..

 

Para Julián Correa y Juan Pablo Herrera, este tema merece ser estudiado, ya que aborda la realidad en las aulas, en las familias y en la sociedad. Los estudiantes expresaron que son conscientes de la sensibilidad que les toca con este tipo de problemáticas, además aceptaron que la tecnología es el futuro, y deben saber cómo manejarla. “Los problemas que genera la nomofobia son cotidianos en el ser humano, es decir, generalmente los jóvenes que se encuentran solos en sus casas, ya no socializan y prefieren estar así, creyendo que van escapar del mundo real e incursionan en el mundo de la virtualidad creando una falsa compañía artificial”, añadieron.

Según Francisca López Torrecillas, experta en adicciones de la Universidad de Granada, en España, en un testimonio para la BBC, News, comentó que las personas con nomofobia: “Suelen tener baja autoestima, ser introvertidas, no tienen habilidades de afrontamiento. En su tiempo libre sólo usan el móvil, algo que va unido a no tener otras actividades de ocio”.

En su plan de trabajo, los escolares desean contrastar informaciones en las encuestas, que no solo arrojen factores psicológicos de aislamiento, o falta de confianza, ya que también quieren comprobar qué tan cierto es el dato que, las mujeres son adictas en un 70%, mientras que los hombres lo son en un 61%, queriendo hallar también información cuantitativa en la población escogida.

Samuel Castro dijo: “Analizar esta fobia me llama mucho la atención, pues soy joven y yo mismo me encuentro en una situación en la que en ocasiones no puedo dejar el celular, y a veces no encuentro qué hacer, más que mirar las redes sociales, o saber si me llegó un mensaje”.

 

 
Aquí está Docente Rubén Darío Cardona Rios junto a los Jóvenes investigadores del proyecto nomofobia

Docente Rubén Darío Cardona Ríos junto a los Jóvenes investigadores del proyecto nomofobia

 

Por otro lado, el docente del Colegio y asesor del proyecto, Doctor Rubén Darío Cardona Ríos, recordó que no solo se quieren notar afectaciones negativas de la adicción, sino también el papel del humano en este tipo de fobias. Agregó que es menester reflexionar de una forma hermenéutica, interpretativa y explicativa, la pregunta de si en verdad el uso desmedido de los celulares puede hacer perder la noción del humano.

El equipo que lleva a cabo este estudio sobre nomofobia, deberá entregar resultados en noviembre de 2019, evaluando la falta de atención que existe en el Colegio por este problema de investigación.

 

Agencia de Noticias Colegio de la UPB

  • Todos los derechos reservados
  • Términos y Condiciones
  • Política de Privacidad
  • Septiembre de 2016 - Colombia
  • Universidad sujeta a inspeccion y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
  • Reacreditación en Alta Calidad por 8 años. Resolución 02444 del MEN - Febrero 22 de 2017.