¿Alternativas al Desarrollo?

11 oct. 2018 En: UPB Sostenible
 
Globo Terrestre

Para muchos el mundo está dividido en dos. Por un lado, están los países desarrollados; y por el otro, los que están en vía de desarrollo. No parece existir otra posibilidad, o se está en el equipo modelo que tiene cumplida la meta o en el que está abriendo trocha a la mitad de un camino que nunca antes fue transitado, pero del que se asegura ser la única vía para alcanzar las mieles del progreso.

La promesa de fondo es que dicha clasificación de países se acabará cuando los países del desarrollo incompleto se esfuercen lo suficiente por ser como los países que ya están desarrollados. Una vez se logre este cometido se tendrá garantizado el bienestar global y para ello los más avanzados se comprometen a ayudar estableciendo las reglas básicas del juego:

En este lenguaje se podría decir que lo primero fue definir los árbitros. Se trata de los fondos de financiación internacional como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional que están llamados a determinar si los países están o no cumpliendo las reglas y si pueden seguir haciendo parte del juego.

Para medir dicho cumplimiento, es decir, la puntuación del juego, se establecen pautas como las del Consenso de Washington y objetivos globales como los inicialmente llamados “Objetivos de Desarrollo del Milenio” y que al vencerse el plazo para su cumplimiento fueron actualizados a los llamados “Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

En relación con los entrenamientos de los capitanes de cada equipo local se determina que deben realizarse en los campos de juego de los países desarrollados. No importa cuán diferentes sean de sus territorios, si aprenden a seguir todas las rutinas de ejercicio físico y mental se espera que al final todas las canchas de juego sean iguales.

El equipamiento deportivo está contenido en las legislaciones de cada país y es diferenciado por niveles de juego: los países más fuertes deben usar equipos más resistentes, de materiales rígidos e invulnerables puesto que su capacidad de juego les permite correr mayor riesgo; mientras que los países de desarrollo incompleto deben invertir en equipamientos más flexibles o suaves que les permitan movimientos rápidos y acomodaticios más que protección.

La pelota finalmente es el planeta tierra, pero, a diferencia del fútbol, en este caso está terminantemente prohibido patearla indiscriminadamente. Cada golpe debe acompañarse de un estudio de impacto ambiental y un plan de recuperación ecológica y social. Nadie quiere que el juego termine sin que nuestros nietos alcancen a disfrutarlo.

Luego de más de medio siglo de práctica, entrenamiento, sacrificio y competencia la brecha entre ambos tipos de países ha crecido más y más. Los países en vía de desarrollo experimentan todo tipo de lesiones y luego de mucho andar se vislumbra a la distancia cómo la promesa del progreso se asoma tras de la devastación de los cuerpos, de los campos y de los sueños. Se hace difícil seguir un futuro tan desconectado del presente y se empieza a sentir el deseo de priorizar las enseñanzas del pasado para descubrir nuevos senderos de alternativas al desarrollo.

Si quieres saber más al respecto te invitamos a que participes de estas reflexiones sobre el desarrollo en el III Seminario Latinoamericano de Alternativas al Desarrollo (SLAD): Ecología Política y Bienes Comunes que tendrá lugar el próximo 1 y 2 de noviembre en la Universidad Pontificia Bolivariana en la ciudad de Medellín. Link: https://www.upb.edu.co/es/formacioncontinua/seminario-latinoamericano-alternativas-desarrollo.

María Botero Mesa, Estudiante Maestría en Desarollo UPB y miembro de Grupo Estudio Ecología Política UPB (para el de alternativas al desarrollo)

Grupo de Estudio en Ecología Política y Justicia Hídrica de la UPB

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados