Educación híbrida: ¿modalidad o realidad?

9 nov. 2022 En: Docentes
 
Clase virtual

La contingencia generada por la pandemia de la Covid-19 nos obligó, a la mayoría de las instituciones educativas, a elegir entre dos opciones irrenunciables: usar y apropiarnos de manera urgente de las mediaciones digitales o cerrar y dejar de prestar el servicio educativo. Para las instituciones que escogimos de manera decidida, la creación y uso de mediaciones digitales y ambientes virtuales de aprendizaje, aceleró, sin duda, la comprensión práctica de las cualidades y desventajas con respecto a la modalidad presencial tradicional.

En la realidad actual de retorno al campus que se comienza a configurar hacia la pospandemia, valoramos el regreso a las interacciones presenciales con sus ventajas irremplazables, pero no queremos perder el terreno ganado en cuanto a uso, apropiación, desarrollo de habilidades e incluso de hábitos con respecto a las mediaciones digitales y, en especial, de ambientes virtuales de aprendizaje.
 
Personas estudiando

¿Cómo combinar lo mejor de estas modalidades para adaptarnos a las nuevas demandas de flexibilidad que exigen los estudiantes y que también deseamos los docentes? ¿Estamos ante la creación de una nueva tendencia o modalidad de educación híbrida?

Por ahora, lo híbrido no podría considerarse como un modelo, sino como una realidad social, la cual ha generado transformaciones en las dinámicas institucionales y en las prácticas sociales que escapan a los tradicionales binarios: presencial-virtual y físico-digital. De allí que la educación híbrida comprenda prácticas de los diferentes actores educativos (profesores, estudiantes, administrativos), que se desarrollan en coordenadas espacio temporales, fluidas y flexibles.

Pasamos de lo físico a lo digital fluidamente, combinamos actividades en una realidad híbrida que es más visible después de la pandemia. Vamos rumbo a la configuración de ambientes flexibles, en donde no se marca de manera tajante la preponderancia de una modalidad, sino que se piensa en las necesidades de los sujetos (profesores y estudiantes) y sus maneras óptimas de enseñanza y aprendizaje. Estamos en la vía de estructurar diseños en los que predomine la evaluación de los aprendizajes y su intencionalidad formativa.

 
Persona estudiando virtual
Un ambiente de aprendizaje híbrido exige pensar en personas que se mueven entre el mundo físico y el digital; en consecuencia, exige pensar en actividades y en mediaciones diferenciadas que apuntan a las características particulares de estos sujetos, a sus necesidades y realidades, sin perder de vista los propósitos de la formación.

La educación híbrida, por tanto, no se circunscribe a un modelo, una modalidad, una metodología. La educación híbrida prescinde de lo binario: lo suyo es la convergencia de lo mejor de ambos mundos, el presencial y el virtual, que se ponen al servicio de unas condiciones particulares. 

 

Autores: Grupo EAV y UPB Virtual.

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados