Cuentos sefaradís. Nos gustaban las palabras

Disponible en:Medellín

Los sefardís (o sefarditas) son un grupo minoritario entre los judíos y a veces los confunden con los mizrajim, judíos árabes. Pero no son árabes ni judíos de Europa oriental. Son judíos con origen en España y Portugal, muchos convertidos al catolicismo y al islam (en los tiempos de las inquisiciones), pero que después, pasados los días enrarecidos, regresaron al judaísmo. Así, los sefardís, tienen muchas historias y discusiones con el Dio.

Este libro de historias sefardís da cuenta de las inquietudes de estos judíos y de su estar en movimiento por la tierra. Habitan puertos, tienen oficios, giran en torno a sus rabinos y mujeres, a veces son absurdos y en otras, las más, gentes de buen comer y dormir. Al final del libro, hay un pequeño ensayo sobre los sefardís, para más ilustración de los lectores.

 

Un fragmento: 

Inicio

La vida es simple y, por eso, como la naturaleza, es maravillosa. Y parte de la vida son los recuerdos, sean vividos u oídos, que se convierten en literatura. En casa de mi abuela paterna escuché muchos relatos, la mayoría llegados en djudezmo, que era la lengua de los sefaradís viejos. Con el djudezmo, que escrito se llama ladino, se habló del Me Am Loez, que es una especie de Talmud sefaradí, en el que todo se explica y se sueña. Y también se habló de gentes que hicieron lo suyo: aparecer y desaparecer, asomarse por las ventanas o estar en el mercado, hablar con los rabinos de sus asuntos cotidianos o simplemente rezar para entender la creación del Dio, que es variada y en una cosa esconde otra.

Estas historias cortas (que son trozos de la memoria y la imaginación) me sitúan y me dan un espacio. La vida es espaciosa y contiene lo que la escritura nos proponga porque la escritura es el camino hacia todos los imaginarios que, por ser nombrados, comienzan
a existir. Y, en este caso, son imágenes sefaradís.

Cada uno carga con lo que es. Mi tío José decía: si no imaginas a los tuyos estás muerto. Y se reía, mientras encendía uno de sus cigarrillos egipcios, de esos que saben amargo, pero huelen bien y se gustan con café amargo y dátiles a la mano.

Estas historias son muy mediterráneas, por eso contienen barcos y viajeros, hombres que buscan árboles para rezar a su sombra y jugadores de dominó, mercancías varias y palabras en todas las direcciones, gente que explica cosas, algunas absurdas, con caras y formas susceptibles de ser pintadas. Lo que se escribe también es una pintura.
Volver a ser, esto es lo que cuento. Y lo que hace la cuenta.

 

 

 
Cuentos sefaradís. Nos gustaban las palabras

 

Conoce al escritor: José Guillermo Ánjel (Memo Ánjel)

Escritor Colombiano de Origen sefardí (judío español). Nació en Medellín en 1954. Es comunicador social-periodista de la universidad Pontificia Bolivariana y doctor en Filosofía de esa misma universidad. Tiene una columna en el periódico El Colombiano y produce el programa radial La otra Historia, en su ciudad de origen. Trabaja como profesor universitario en la Escuela de Ciencias Humanas de la Universidad Pontificia Bolivariana. Igualmente es profesor catedrático del departamento de Historia de la Universidad de Antioquia. En el año 2005, ganó la beca de Arista en residencia del Berliner Kúnstlerprogramm del DAAD (Deutscher Akademischer Austauschdienst)y estuvo viviendo un año en Berlín. 

Algunos de sus libros con el Sello UPB: Cuentos judíos: Los viajeros, El caso Faraz : Rambert en el Caribe, Mesa de judíos, Desde Berlín y en cualquier dirección, Alma de cactus,Todas las salidas del tren, Cuentos judíos, Sobre lo que pasa leyendo entre otras obras.

 

¿Estás interesado en esta obra? Encuentra este y más títulos de nuestra Editorial en la Librería de la Corporación Interuniversitaria de Servicios. Bloque 11 de la UPB. Teléfono 311 799 34 48

 

 

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados