¡Bienvenido!
Estamos mostrándote el contenido general de toda la Universidad, si quieres priorizar una seccional específica selecciónala.
Cuando quieras podrás cambiar tu selección

Wbeimar, con los ojos en la cancha y el corazón en los oyentes

Wbeimar, con los ojos en la cancha y el corazón en los oyentes
Disponible en:Medellín

 

 
Wbeimar con su placa de reconocimiento

Wbeimar Muñoz Ceballos, y en sus manos el reconocimiento que le entregó la UPB.

Agencia de Noticias UPB - Medellín. El periodista deportivo, Wbeimar Muñoz Ceballos, en diálogo con la Agencia de Noticias de la UPB, habló acerca de fútbol desde su experiencia y larga trayectoria; asimismo, la universidad le otorgó al comentarista un reconocimiento especial por su gran aporte al periodismo deportivo del país.

¿Cuándo sintió que tenía vocación para el periodismo?

Desde que vi la necesidad de informar en todos aquellos que informan y forman opinión a través del periodismo.

Eduardo Galeano decía que tenía dos problemas para jugar al fútbol, uno era la pierna izquierda y el otro era la pierna derecha usted, ¿cómo le fue jugando fútbol?

A mí me fue bien con la derecha porque yo cuando practicaba fútbol era puntero derecho y tenía muy buena gambeta, tenía velocidad y una gran facilidad sobre la marca para sacar los centros abiertos que esos son los mejores centros para un compañero y los más difíciles para un defensa.

Qué es más difícil, ¿estar la primera vez al aire o debutar en un clásico?

Las dos cosas, yo era narrador antes y la primera vez que narré me agarró un miedo escénico que yo no sé cómo hice para narrar, ahí es donde digo yo que el miedo muerde. Las dos son situaciones muy incómodas.

¿Recuerda su primera vez al aire? Cuéntenos que sensaciones tuvo

Fue en un programa cultural y la verdad estuve muy tranquilo, pero a los años que debuté como narrador en un partido Medellín vs Magdalena yo los veía a todos igualitos no sabía quién era quién, eso fue muy bravo, muy difícil.

¿Cuál es el acontecimiento histórico que más lo ha marcado en su carrera profesional?

Tengo dos: el primero fue en Italia, en Milán, en el estadio San Siro cuando se enfrentaron Colombia y Alemania, que luego sería campeona del mundo cuando el empate de Colombia, esa fue una emoción inolvidable. La otra fue una vez en 1982 en un Tour de la Benin, por una razón muy especial primero por el barco, estábamos en un pueblo del suroeste francés que se llama Sergial Belle Bete y había venido un grupo de 250 colombianos a la meta a acompañar a Colombia, vinieron en varios buses con unas banderas hechas con palos de chuzo todas improvisadas las banderas y cuando ya en los últimos metros aparecen los cuatro colombianos primeros: primero, segundo, tercero, y cuarto empezaron todos a gritar “¡ay! Colombia mi patria querida”, a llorar y entonces yo me contagié y lloré.

Algunos dicen que se puede cambiar de todo menos de equipo de fútbol, un periodista ¿debe expresar abiertamente de quién es hincha?

Yo creo que no, sobre todo en ciudades como estas donde no hay uno si no varios equipos: Medellín, Nacional, Envigado, etc. Porque yo he sido una persona que mira el fútbol con un sentido mucho más analítico que con una camiseta, y el periodista que va con una camiseta generalmente no razona, insulta y yo en ese campo no estoy.

Wbeimar Muñoz, ¿un toque casero para cuidar la voz?

Yo en eso de toques caseros no creo, la voz es fundamentalmente respiración; quien respira bien, habla bien; quien respira bien, canta bien, entonces el mejor remedio es respirar bien.

¿Cuál es el título del Medellín y Nacional que más recuerda?

El título de Nacional la primera Copa Libertadores en 1989 y título de Medellín cuando después de 50 años de sequía volvió a ganar un título en los comienzos de este siglo con la orientación de Víctor Luna, creo que son dos momentos muy bonitos por todo lo que uno le puede contagiar al oyente de emoción.

¿Quién fue en su momento su referente como periodista?

En mis comienzos fueron dos: Jaime Tobón de la Roche, narrador, y Miguel Zapata Restrepo, comentarista, y con el tiempo ha habido muchísimos, por ejemplo, Enzo Ardigó, un argentino, y el uruguayo Víctor Hugo Morales, narrador, pero ya en el periodismo estricto existen otros referentes como Osvaldo Ardizzone, Carlos Juvenal, y en general existen unos muy buenos no solo en Argentina, en Brasil ha habido unos fabulosos como Washington Rodrigues, Carlos Araújo, en general existen comentaristas de gran calibre, pero lo que sí quiero resaltar es que el periodismo colombiano es muy bueno.

Usted se ha preocupado por estudiar y especializarse en temas de táctica y estrategia, ¿qué le aporta esto a un periodista deportivo?

Le aporta mucho, porque yo sigo insistiendo en que el fútbol no hay que analizarlo desde la pasión si no desde la razón, entonces uno saber a qué juega un equipo, a qué juega el otro, dónde están sus virtudes, dónde están sus defectos, cómo un equipo puede aprovechar determinadas falencias de uno o del otro, eso lo lleva a uno a mirar el fútbol con mucha más objetividad. 

¿Cuál cree usted que es el reto actual de los periodistas deportivos frente al tratamiento de la información?

El primero es el conocimiento, el otro la investigación, uno no puede trabajar si no tiene un discernimiento sobre la verdad o la mentira, entonces creo que eso básicamente es lo primordial. Hay que conocer y hay que saber discernir, sin esos dos elementos es imposible hacer periodismo deportivo.

¿A qué futbolista o deportista le hubiera gustado hacerle una entrevista?

El sueño ya lo cumplí, y fue a Pelé, cuando estuvo en Medellín. Tuve la fortuna porque fue muy querido conmigo. En el año 1971 le hice un reportaje de dos horas, un hombre de gran sencillez y humildad. Hay una anécdota muy linda: en el año 1961 jugaban un partido el Santos de Pelé vs el Racing de Argentina en su mejor momento, el partido termino 4-3 en Buenos Aires, fue el partido perfecto de pelé, marcó 3 goles y dio el pase para el otro gol para la victoria del Santos, es un partido que recuerda todo el mundo, entonces un periodista escribió una crónica en la revista El Gráfico muy linda: “Fue el partido perfecto de Pelé, Pelé no tiene si no un defecto, y es que es negro, porque si hubiera sido blanco, su defecto hubiera sido no ser negro”.

¿Qué elementos debe tener un periodista que se enfoque en temas deportivos para marcar diferencia, con el nivel de competitividad actual?

Básicamente el conocimiento, uno no puede recetar una fórmula médica sin ser médico, ni puede defender un acusado sin ser abogado, o no puede comentar de fútbol si no conoce qué es el fútbol; hay jugadores y profesionales y muchos que juegan al fútbol y no entienden el juego, entonces uno debe entender qué es lo que pasa para saber cómo lo dice.

¿cuál cree que es su principal legado a las nuevas generaciones de periodistas?

Ha sido orientarlos en el conocimiento, el discernimiento y la objetividad, pero sobre todas las cosas el respeto, el respeto al deportista mirado no como un hombre que le da patadas a un balón, sino un ser un humano que tiene una profesión.

¿Qué significa para usted que la universidad le haya rendido este homenaje?

Una gran felicidad, lo considero un acto de mucha generosidad de los directivos de la universidad conmigo, es un reconocimiento básicamente a todo un gremio, a través de una persona, pero como tal es un reconocimiento a una profesión muy bonita como es el periodismo deportivo, que hace parte de lo que alguna vez Albert Camus calificó como el oficio más lindo del mundo.

Por Estefania Valencia Bedoya - Agencia de Noticias UPB 


  • Todos los derechos reservados
  • Términos y Condiciones
  • Política de Privacidad
  • Septiembre de 2016 - Colombia
  • Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
  • Reacreditación en Alta Calidad por 8 años. Resolución 02444 del MEN - Febrero 22 de 2017.