Hipoteca inversa, un mecanismo para atacar la pobreza oculta

Disponible en:Medellín1 jul. 2020

Agencia de Noticias UPB – Medellín. Actualmente el Gobierno Nacional se encuentra en el proceso de expedir el decreto sobre la hipoteca inversa con el fin de que, a partir del segundo semestre del presente año, las entidades financieras comiencen a prestar este servicio. Esta iniciativa surge como una opción adicional y será un proceso voluntario en el que las personas evaluarán cuál de las alternativas financieras disponibles se adapta a su situación específica.

 
Llaves de casa

“La hipoteca inversa es un mecanismo por medio del cual se entregan recursos a una contraparte que deja como garantía un bien inmueble por medio de la constitución de una hipoteca. Lo que hace esta figura diferente a la hipoteca tradicional es que en primera instancia solo es exigible cuando la persona fallece, momento en el cual el bien es transferido hacia el acreedor. Además, el deudor es el banco y las personas pondrán obtener una renta vitalicia”, explicó Juan Sebastián Guerra, coordinador del Laboratorio Financiero de la Universidad Pontificia Bolivariana

A las personas interesadas en acceder a la hipoteca inversa se les recomienda visitar a la entidad bancaria que la está ofreciendo antes de la firma de los documentos requeridos, con el fin de recibir una completa asesoría en tres aspectos fundamentales: el avalúo de la vivienda, su situación financiera y los riesgos que puede implicar esa operación. Mientras esos puntos no sean muy claros para el propietario de la vivienda, no se debería acceder a los beneficios esperados.

Con respecto a cómo se define la renta que va a recibir la persona interesada, también se consideran tres factores: la edad de la persona, el avalúo de la propiedad y la modalidad de la hipoteca inversa. Sobre el último factor, lo más destacado ha sido la vitalicia. Sin embargo, se consideran dos opciones adicionales: la renta temporal y la renta de única disposición.

“Inicialmente son los bancos quienes otorgarán la operación. Sin embargo, no se descarta la idea de que los fondos de inversión inmobiliario apliquen este mecanismo. Las personas que puedan acceder a esta medida serán mayores de 65 años, dueños del inmueble y pertenecientes a los estratos 3, 4 y 5 con el fin de erradicar la pobreza oculta. Aunque no se descarta que la propuesta también se incline a las personas de la tercera edad pertenecientes a los estratos 1 y 2”, añadió Óscar Manco, docente de la Facultad de Economía de la Universidad Pontificia Bolivariana.

 
Hipoteca

Con el fin de prevenir fraudes, se realizarán avalúos de la propiedad periódicamente con personas jurídicas avaladas para hacer dicha gestión. “Falta que las entidades que ofrecerán esta figura realicen un reglamento de operación que deje específicamente claras las condiciones al consumidor, estableciendo desde el proceso de avaluó y actualización del inmueble cada cinco años, hasta incluso presentar la ecuación que será utilizada para calcular el valor de las disposiciones (flujos)”, comentó Juan Sebastián Guerra.

Aún está por emitir el decreto en donde se hagan las aclaraciones frente a qué pasaría con el dinero si el dueño del inmueble fallece antes de que se le termine de pagar la totalidad de la deuda. “En las condiciones de la hipoteca tienen que estar establecidas todas las particularidades que se puedan presentar. Por ejemplo: si fallecen los herederos o surge alguna enfermedad terminal”, aseguró el docente Óscar Manco.

Haciendo un recuento histórico, en el mundo la medida de hipoteca inversa existe desde los años 80 en países como Estados Unidos (1984), Australia y Canadá (1986), Reino Unido (1987), Japón (2002), Corea del Sur (2007), España (2007), México (2016) y Perú (2018). De acuerdo con las fuentes consultadas, las personas que utilizaron dicha figura podrían haber mejorado su ingreso entre el 13 % y el 73 % de acuerdo a la situación particular de cada persona.

La hipoteca inversa sí puede funcionar en Colombia, reconociendo que es una alternativa que tienen las personas para mejorar sus condiciones de vida resaltando que es una opción más para obtener ingresos desde un bien inmueble”, concluyó Juan Sebastián.

Colombia, al igual que el mundo, pasa por un proceso en el que la población de mayor edad cada vez gana mayor participación sobre el total de la población, pasando desde 6.3 % en 2005 hasta el 9.2 % en 2018 según el DANE. Es así como solo el 28 % de los adultos mayores tienen una pensión, mientras el 67 % tienen casa propia. Por esta razón, nace el concepto conocido como pobreza oculta, que define a personas propietarias de vivienda, pero en situación de pobreza al no tener ingresos.

Por Kelly Vanessa Picón Marín, Agencia de Noticias UPB – Medellín.

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados