Ana María Ovalle y la ingeniería química al servicio de la gente

Disponible en:Medellín27 may. 2021

Agencia de Noticias UPB - Medellín. Ana María Ovalle, egresada de la Facultad de Ingeniería Química de la UPB, cuenta con casi diez años de experiencia en la industria farmacéutica. Hoy, como trabajadora de Pfizer, ha vivido de cerca el proceso de creación y producción de la vacuna contra la COVID-19.

 
Ana María Ovalle, senior engineer de Pfizer.

Ana María lleva cerca de ocho años trabajando en Pfizer. Hoy se desempeña como senior engineer en la planta Andover Clinical Manufacturing Facility.

Esta oriunda de Rionegro, Antioquia, comenzó sus estudios en Ingeniería Química en la Escuela de Ingenierías de la UPB, en 1996. Para 2002, Ana María había terminado todos sus cursos y había realizado sus prácticas académicas en la empresa de soluciones químicas Andercol. Ese año decide salir del país para estudiar inglés.

“Me vine para Boston, Estados Unidos, aquí todas mis prioridades cambiaron. Me dediqué a hacer otras cosas no relacionadas con mi carrera. Quedé como egresada no graduada, porque ya había terminado todas las materias, y así me quedé por muchos años. Hasta que hubo un momento donde decidí volver a estudiar y aquí empecé enfermería, yo sabía que quería hacer con mi vida algo en lo que yo pudiera aplicar mis conocimientos para ayudar a la gente”, explica Ana María.

Hasta entonces, sentía que su única experiencia en el campo laboral como ingeniera química no llenaba sus expectativas de servicio a la sociedad. Sin embargo, mientras estudiaba enfermería, los conocimientos en biología llamaron su atención y decidió empezar a estudiar Biotecnología en un Community College de la ciudad, lo que, según ella, es equivalente a estudiar una tecnología en Colombia.

Mientras terminaba sus estudios en Estados Unidos, desde la UPB se ofreció lo que ella llama una amnistía para egresados no graduados. Así fue como, tras terminar su tesis y superar el examen de inglés, Ana María se recibió como Ingeniera Química en el año 2012. Ese mismo año entró a trabajar en la farmacéutica japonesa Takeda, donde adquirió experiencia en el área de bioprocesos, ámbito en el que se desempeña hoy en día.

Fue un año y medio de trabajo con Takeda hasta que aplicó a un puesto en Pfizer, donde comenzó desempeñándose como asistente de investigación. Paso a paso fue encontrando su lugar dentro de la compañía, primero como investigadora en el grupo de Cell Culture Process Development y desde hace seis meses hace parte de la planta Andover Clinical Manufacturing Facility (ACMF) como senior engineer.

“Ahora estoy en transición a este nuevo rol en la planta. Lo que estoy haciendo ahora se llama transferencia de tecnología, aquí recibimos el proceso de los laboratorios de desarrollo, que es lo que yo hacía antes, y como ingenieros de transferencia de tecnología traducimos ese paso a paso a gran escala”, explica Ana María sobre su rol actual

El sueño de servir con su trabajo

Tras una década de trabajo en la industria farmacéutica, Ana María considera que en su rol dentro de Pfizer cumple con su vocación de ayudar a la sociedad. A pesar de haber percibido la carencia de servicio social en su primera experiencia como ingeniera química, cree que llegó a un trabajo que le da las herramientas para servirle a la gente.

Pfizer es una compañía enfocada en el paciente, muy enfocada en producir soluciones que le cambien la vida a la gente y yo realmente mantengo esa idea, ese propósito en la cabeza, con todo lo que nosotros hacemos estamos ayudando a alguien a cambiar su vida y lo hago con pasión. Me encanta la biología, la biotecnología, la biología a un nivel molecular me parece fascinante”.
 
Ana María Ovalle ingeniera de Pfizer

Actualmente, Ana María trabaja en proyectos de oncología e inflamación.

Si bien Pfizer es una compañía con más de 100 años de tradición, en el último año el nombre de esta empresa ha rondado por infinidad de canales. La planta en la que trabaja Ana María se encarga también de manufacturar una de las vacunas contra la COVID-19. Si bien no estuvo directamente en el proceso de creación y producción del antígeno, vivió de cerca cómo sus compañeros y la empresa en general se adaptaron para buscar solución a un problema de índole global.  Ana cuenta que dentro de Pfizer la investigación de la vacuna fue catalogada como un Light Speed Project, haciendo referencia la alta velocidad con la que se tenía que actuar. Muchos de sus compañeros que no participaban en ese momento de otro tipo de proyectos fueron destinados a trabajar sobre la plataforma de Pfizer y BioNTech para desarrollar la vacuna.

Resalta, además, que muchos de los integrantes de su grupo que fueron asignados a esta tarea tuvieron que adaptarse rápidamente a un proceso que no realizaban habitualmente. Precisamente, Ana María piensa que el papel de la ingeniería química en un contexto como este se destaca por la capacidad de innovar y la mente abierta que según ella los caracteriza.

Actualmente, Ana trabaja en proyectos de oncología e inflamación. Si bien reconoce que el trabajo para desarrollar la vacuna se lleva muchos de los esfuerzos de la compañía, la gente sigue necesitando soluciones para otro tipo de enfermedades y problemas. Ha sentido este nuevo rol dentro Pfizer como un reencuentro con su carrera y como una oportunidad de seguir creciendo profesionalmente.

Por Daniel Uribe Uribe - Agencia de Noticias UPB

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados