Convenio UPB-Albi: una puerta modelo educativo europeo

Disponible en:Medellín23 mar. 2021

Agencia de Noticias UPB- Medellín. En 2017, la Facultad de Ingeniería Aeronáutica y la École nationale supérieure des mines d'Albi-Carmaux en Francia firmaron un convenio de movilidad que ofrece a los estudiantes la posibilidad de realizar una doble titulación.

Albi es una comunidad francesa ubicada a poco más de una hora de Toulouse. Allí está instalada la IMT Mines Albi, una de las escuelas adscritas a la conferencia de grandes écoles en Francia. Desde 2014, y gracias a la mediación de la embajada francesa en Colombia, esta escuela y UPB comenzaron a forjar lazos académicos con un interés común en la doble titulación. 

Miguel Ángel Betancur Betancur, director de Relaciones Internacionales de la UPB, comenta que en un principio se firmó un convenio macro en 2016 y al año siguiente se firmó el acuerdo de movilidad específico y comenzó el proceso de perfilar a los estudiantes que cumplieran con los requisitos. En 2018 viajaron los primeros.

El desarrollo del acuerdo fue muy favorable. Creo que para los estudiantes es muy importante saber que no entran en procesos de doble titulación en cuestión de maestría, sino en lo que los franceses llaman un título de ingeniero. En esta modalidad es como si consiguieras los dos títulos al final del proceso académico. Por eso los estudiantes que aplican se abren un panorama muy amplio en el contexto europeo”.

Andrea Carolina Montes Alvis llegó a la Facultad de Ingeniería Aeronáutica de UPB desde El Carmen de Bolívar. La curiosidad por los aviones la llevó a estudiar una carrera que le ha dado la oportunidad de conocer otros países. Primero, conoció España gracias a una beca del Banco Santander en 2016 y en 2018 en México gracias a la beca Alianza del Pacífico; luego, en 2018, decidió aplicar al convenio con la Escuela Superior de Minas de Albi y vivir por segunda vez la experiencia de estudiar en el viejo continente.

 

 

 
Andrea Carolina Montes

Andrea desarrolla una investigación que se enfoca en analizar el comportamiento de los materiales en compresión.

Andrea explica que para realizar una pasantía en Francia se debe tener un nivel B1 de francés, para ella el idioma es una barrera que termina rompiéndose con la práctica y el día a día. Por otra parte, destaca el nivel de formación académica de ese país, opina que los estudios que realizó en Albi le dieron la oportunidad de conocer otras áreas del conocimiento y de orientar a su gusto su perfil profesional. 

Los estudiantes que aplican a este convenio deben estudiar en Francia por dos años. En este periodo realizan una práctica académica después de seis meses de estudios teóricos. Andrea realizó su primera práctica en el laboratorio del Institut Supérieur de l'Aéronautique et de l'Espace trabajando en un proyecto para el fabricante de aviones Airbus, que consistía en analizar los daños ocasionados por rayos en materiales compuestos.

Su práctica académica de fin de estudios la realizó en la Onera, uno de los laboratorios de estudios aeroespaciales más importantes de Francia. Allí realizó un proyecto que consistía en analizar el comportamiento de los materiales compuestos sometidos a compresión a diferentes temperaturas y a grandes velocidades. 

Además de la doble titulación, Andrea realizó un máster en investigación en l'Université Toulouse lll Paul Sabatier. Reconoce que desde Mines Albi le brindaron las condiciones para realizar estos estudios de forma paralela. Tras finalizar su práctica, Onera decidió contratar a Andrea para continuar con el proyecto. Actualmente. es candidata a doctorado de l'Université Polytechnique Hauts de France.

El proyecto que adelanta actualmente consiste en definir un protocolo de ensayos con el fin de analizar el comportamiento en compresión de un material compuesto de matriz polimérica reforzada con fibras de carbono. Este material es usado habitualmente para construir las estructuras primarias de las aeronaves. 

“Los ensayos de caracterización de materiales son necesarios para estimar la duración de vida de las estructuras y también para conocer la resistencia de estos materiales ante condiciones adversas, como lo son las altas temperaturas y los impactos a grandes velocidades. Actualmente son un reto para la comunidad científica, ya que son muy difíciles de realizar debido al comportamiento inestable de estos materiales cuando son sometidos a cargas de compresión”, explica Andrea.

Un entorno laboral favorable

Miguel Ángel explica que al ser parte de un conglomerado de instituciones que están regidas por el Ministerio de Economía y Finanzas de Francia, las grandes escuelas enfocan sus esfuerzos investigativos a trabajos con una aplicación directa al sector industrial. En este sentido, la ubicación geográfica de IMT Mines Albi es un factor determinante a la hora de abrirse campo en el mundo laboral europeo. La cercanía entre Albi y Toulouse genera un ambiente propicio para empezar a ganar experiencia en compañías de gran envergadura en el sector.

“No es raro ver que los grandes socios de la escuela son los que están en la industria aeroespacial. Ellos están en una ubicación privilegiada. En Toulouse está una de las principales plantas de Airbus en Europa y también los proveedores de muchas partes de esta industria, así se desarrolla todo un cluster estratégico en esta zona”, comenta Miguel Ángel.

Juliana Ramírez es integrante de la UPB desde su etapa en el colegio. En 2014 decidió estudiar Ingeniería Aeronáutica guiada por su gusto hacia la ciencia y por su sueño de infancia de ser piloto. La hoy egresada del programa emprendió un viaje en 2018 para conseguir la doble titulación con la Escuela Nacional Superior de Minas de Albi.

Ella, al igual que Andrea, fue una de las primeras tres estudiantes que aplicó al convenio. Juliana comenta que al principio se puede vivir un choque entre metodologías, pero que finalmente la experiencia práctica que imparte la UPB se complementa muy bien con el componente teórico que dicta IMT Albi.

“Aquí en Francia está muy enfocado en la parte del cálculo, muy científico. Pero la educación en la UPB es muy buena porque nos forman mucho en la parte ingenieril, eso era una ventaja sobre los compañeros en ciertos ejercicios. Pero aquí la formación está muy enfocada en hacer cálculo”, explica Juliana sobre la educación en Francia y lo que representó la experiencia en la práctica.

 
Juliana Ramírez.

Juliana tuvo la oportunidad de trabajar en Airbus mientras realizaba su primera práctica académica.

En estos dos años, Juliana realizó sus prácticas en dos compañías. La primera en 3D Aerospace, donde estuvo enfocada al trabajo de polímeros, y la segunda en Airbus, empresa donde siempre soñó trabajar y donde tuvo la oportunidad de desarrollar un proyecto que pretendía determinar la relación entre la rugosidad de las piezas creadas por impresoras 3D y el trabajo en fatiga. Actualmente se prepara para viajar a Dinamarca y hacer parte de la compañía internacional Lego. 

Andrea y Juliana son dos de los tres estudiantes de la UPB que se vieron beneficiadas por la beca Eiffel, un estímulo que brinda el gobierno francés para estudiantes. Miguel Ángel explica que para aspirar a esta beca es necesario contar con un promedio igual o superior a 4,33 y presentar un excelente ensayo.

Por Daniel Uribe Uribe - Agencia de Noticias UPB

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados