Un ingeniero mecánico con mentalidad japonesa y actitud de servicio bolivariano

Disponible en:Medellín24 sep. 2020

Agencia de Noticias UPB – Medellín. La disciplina, el respeto y las decisiones estratégicas en el ámbito empresarial ha hecho de la vida de Francisco J. Sierra, presidente de Incolmotos Yamaha, un legado para otros. Sus anécdotas, historias y consejos relatados en la Cátedra de Vida demuestran que este Ingeniero Mecánico de la Universidad Pontificia Bolivariana es un digno egresado bolivariano. 

Todos sus logros se empiezan a forjar desde el aula de clase de su Universidad. En el programa de Ingeniería Mecánica se debía cursar una materia llamada Contacto Industrial, lo que ahora se conoce como las pasantías o prácticas, otorgándole su primer trabajo en Fabricato. Su desempeño fue excelente y, haciendo un gran esfuerzo, siguió trabajando con ellos mientras terminaba su carrera. 

En Fabricato estuvo 4 años y después pasó a trabajar a Postobón durante otros 9 años en diferentes posiciones. El presidente en ese entonces de Postobón se volvió accionista mayoritario de Coltejer y le ofreció a Francisco dos nuevas opciones para continuar su legado profesional: manejar la fábrica de motocicletas Yamaha (que apenas estaba empezando) o gerenciar una fábrica de Funeza, la cual era muy importante para los ingenieros mecánicos. 

Le recomendaron irse por Yamaha porque era una empresa que tenía mucho futuro y era de nivel internacional.

Me tocó empezar desde el principio. Cuando empezamos, las motos no se conocían en Colombia, entonces nos tocó empezar a venderlas y enseñarle a la gente a conducir, repararlas, distribuidores y así empezamos”, explicó el ingeniero. 

 

 
Francisco J. Sierra

Doctor Francisco J. Sierra

 

Incolmotos Yamaha nace en 1975 y en 1985 Francisco decide comprar esta empresa ya que Coltejer, viendo el mal panorama del sector textil en esa época, debía entregar todas las inversiones que estuvieran por fuera de este campo industrial según un pacto que tenía con el Gobierno. Actualmente, Incolmotos lleva 44 años en el sector. 

Esta trayectoria empresarial con Yamaha le ha permitido estar muy vinculado a Japón, a su cultura social y de negocios. Francisco comentó que trabajar con ellos al principio es complejo ya que su mentalidad empresarial es distinta a la colombiana. “Para tomar decisiones son muy lentos, pero para ejecutarlas son muy rápidos; acá somos rápidos tomando decisiones, pero lentos ejecutándolas”, explicó, haciendo énfasis en que “si uno no conoce esas cosas, le va a quedar muy difícil trabajar con ellos” y que la confianza y el reconocimiento de sus tradiciones es fundamental para los negocios. 

Los valores como la lealtad, la ideología del trabajo en equipo y la disciplina social son excepcionales, siendo esta última una cuestión que Francisco enfatiza, sobre todo para dar un mensaje a los futuros egresados sobre la importancia de ser disciplinados y respetuosos con el otro para convivir en sana paz. 

Estos consejos que da el ingeniero mecánico no son simples palabras, puesto que él es un ejemplo de lo que es respetar y valorar al otro. Francisco obtuvo la distinción Héroe de la Humanidad por parte del Gobierno de Estados Unidos gracias a su ardua labor en contra de la trata de blancas en Japón cuando fue embajador de la República de Colombia en Japón. 

Por Laura Gómez Londoño. Agencia de Noticias UPB. 

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados