Luisa Fernanda, arquitecta con sentido social

Disponible en:Medellín24 may. 2021

Agencia de Noticias UPB - Medellín. Desde pequeña, su papá la veía como la futura ingeniera de la familia, pero a Luisa no se le pasaba por la cabeza estudiar alguna ingeniería porque lo que ella en realidad quería era explotar su creatividad. En décimo grado comenzó a considerar arquitectura y derecho como sus opciones, pero su profesor de dibujo del colegio la fue encaminado hacia la arquitectura gracias a su talento y trabajos, diciéndole que tenía potencial para la arquitectura y fue ese año que tomó su decisión y dijo:

 
luisa
“Mi papá siempre tenía en su cabeza la idea de que su hija se coviertiera en ingeniera y cuando le dije que había tomado la decisión de estudiar arquitectura, ahí sí estuvo feliz porque él veía las ramas muy similares, entonces él estaba matado”.

La formación de una arquitecta con labor social

Al principio de la carrera, Luisa no disfrutó la Universidad porque vivía cerca a ella y aprovechaba cada espacio que le quedaba para irse a su casa, pero los últimos semestres de la carrera sí estuvo mucho tiempo en la Universidad y convirtió el bulevar en su taller de trabajo. Todo le cambió a Luisa cuando conoció la materia Servicio Civil, porque fue la que amplió su panorama como arquitecta y despertó su pasión por el trabajo urbano y social.

Para Luisa, hay una figura muy influyente y es la del profesor de la Facultad de Arquitectura, Julián Gómez, porque lo que él representa como docente y su enfoque ayudó a Luisa a elegir la rama en la que quería especializarse. Algo que la dejó muy marcada fueron los proyectos de las prácticas porque la Universidad da la posibilidad de trabajar en proyectos que sí se iban hacer realidad y tendrían un impacto social. 

El proyecto de titulación me marcó porque trabajamos en la Estación Villa de San Benito, que es uno de los sectores más vulnerables de la ciudad por la cantidad de problemáticas que tiene y nosotros nos enfocamos en cómo convertir ese sector y al habitante de calle en su sector, pero revitalizando el entorno”, comentó Luisa.

Después del éxito en su proyecto de titulación la llamaron de Departamento Administrativo de Planeación para trabajar en el centro de la ciudad. Luisa siempre ha tenido como propósito que sus trabajos den respuesta a las problemáticas sociales de la ciudad, es por eso que nunca se ha visto diseñando una casa o el interior de un local comercial. “No me defino como la arquitecta que diseña casas, para mí la esencia de la arquitectura está en trabajar para mejorar la vida de los demás”.

Su primer proyecto como profesional fue la revitalización del paisaje urbano de Junín y Luisa vibró con este proyecto por lograr su cometido de trabajar para la ciudad y por los demás; uno de sus impulsos más grandes son el trabajo social, donde pudo ayudar a las personas, a las comunidades, allí puede ser la voz y líder de un proyecto que impacte positivamente en la gente.

Un paso gigante a España

Luisa se describe como un alma vieja y un poco acelerada, en 2017, mientras trabajaba en Departamento Administrativo de Planeación, sintió que debía dar el siguiente paso y es cuando decide irse a España hacer su maestría en planeación urbana y territorial en la Universidad Politécnica de Madrid, pero también fue una excusa para irse a vivir un año fuera del país y poder agregar una aventura nueva a su vida.

 
sdc

Cortesía Luisa Fernanda Gutiérrez.

Para ella fue una experiencia de mucha soledad, pero, a su vez, la más maravillosa de su vida. La maestría abrió la mente de Luisa y cuando volvió a Medellín supo que quería lograr que todos los procesos de ciudad se vuelvan del vocabulario del día a día de las personas para hacer un cambio en conjunto. Actualmente, Luisa se encuentra nuevamente en la agencia de gestión de Alianzas Público Privadas, donde se encarga de proyectos sociales con capital privado.

Amor por ayudar

En el año 2019 conoció la corporación Convicción, que hace trabajo social en las comunas de Medellín desde diferentes aspectos. En el año 2020 fue nombrada directora general de Convicción, pero fue en la época en la que la pandemia llegó al país y una de sus premisas ha sido no ser asistencial, para ella el trabajo social no es regalar sino una experiencia de cocreación y cogobernanza donde ambas partes trabajen juntas por un mismo objetivo, pero por la situación del momento toda su dirección en Convicción fue dedicada a ayudar.

 
dd

Cortesía Luisa Fernanda Gutiérrez.

Decide salir de la corporación y con un grupo de amigas toma la decisión de volver a su principio base de empoderar comunidades y empieza a trabajar con la población de Piedras Blancas la cual carece de recursos fundamentales como agua potable, electricidad, y viven en condiciones desfavorecidas. Luisa identificó una de las necesidades de está comunidad y fue la creación de un espacio de encuentro y ese es el proyecto que está llevando a cabo actualmente en Piedras Blancas en compañía de otras personas y espera poder generar un impacto positivo en la comunidad.

Luisa es una mujer bastante soñadora, con actitudes de liderazgo, ama conversar desde pequeña, le encanta leer, y algún día espera ser profesora en la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Universidad Pontificia Bolivariana.  

Por Sebastián Peláez Gómez - Agencia de Noticias UPB.

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados