¿Quieres saber más de yoga? Conoce la Postura del Guerrero

26 mar. 2020 En: Más Bienestar
 
Conoce más sobre la Postura del Guerrero

Si estás empezando a indagar e interesarte más por el yoga, te habrás dado cuenta que cada postura (asana) tiene su historia y sus beneficios. Entre las más reconocidas, está la Postura del Guerrero, la cual es perfecta para aquellos que apenas comienzan o que están en un nivel intermedio.

Como la gran mayoría de asanas, sus movimientos involucran todo el cuerpo, lo que la hace muy completa sin necesidad de ser compleja. Al realizarla, se activan varias partes, como es la espalda, el cuello, los hombros y las piernas. También se gana equilibrio y ayuda a corregir la postura.

 

Su nombre viene de Virabhadrasana. Donde Asana significa postura y Virabhadra el nombre del guerrero que envió Shiva para vengar la muerte de su amada, según la mitología hindú.

 

Esta postura ancestral se compone de un ciclo, en donde se realizan varias figuras. Es importante siempre comenzar con algunos ejercicios de movilidad articular y el saludo al sol, fundamental en el yoga. Durante la actividad, no se debe olvidar vigilar la respiración.

 

 

Cómo realizar la Postura del Guerrero

Postura del Guerrero I: Desde la posición de pie, con el cuerpo erguido y las manos a los costados, dar un paso al frente doblando la rodilla delantera a 90 grados. La pierna que queda atrás, debe mantenerse semiflexionada. Manos estiradas hacia el cielo.

Postura del Guerrero II: Estira la pierna posterior y situa los brazos extendidos, paralelos al suelo. Mantener la cabeza en dirección hacia donde está la pierna flexionada, sin dejar de mirar al frente.  

Postura del Guerrero III: Es la asana que más equilibrio requiere. Desde una posición erguida, doblar el tronco 90 grados hacia el frente, manteniendo las piernas rectas. Eleva un pie hacia atrás y mantenlo en alto, paralelo al suelo. Extiende los brazos y mantenlos arriba, en línea con el tronco, a 90 grados.

No olvidar la respiración final

 
Meditar después de realizar la postura del guerrero
Una vez hayas terminado con los ejercicios de yoga, recuerda siempre sentarte o acostarte para llevar la respiración nuevamente a un estado de calma. Una opción puede ser aspirar aire por tres segundos, detenerlo en los pulmones el mismo lapso de tiempo y exhalarlo por la boca muy despacio.

Este es el momento para relajarse y concentrarse en cómo se siente el cuerpo después del ejercicio. Actividades como estas, permiten no solo que se entrene el cuerpo, sino que también llevan a la mente a estados de calma y claridad. Iniciar con la Postura del Guerrero abrirá muchas puertas para aquellos que quieran seguir incursionando en esta práctica.

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados