Una Casa de la Felicidad para el disfrute y la realización humana

Disponible en:Medellín20 nov. 2019

 

 
Integrantes de Casa de la Felicidad

 

Agencia de Noticias UPB - Medellín. La Universidad Pontificia Bolivariana cuenta con un programa llamado Casa de la Felicidad el cual ofrece diferentes opciones de vida y de academia de las que todo tipo de público puede disfrutar  A través de este programa se pretende cultivar la sabiduría, generar bienestar social, conocimiento, cultura y riqueza espiritual en sus participantes.

La UPB crea un programa que pueda brindar formación experiencial para el disfrute y la realización humana, es por eso que en la oferta académica de Casa de la Felicidad ningún programa es evaluado, las personas que asisten a estos cursos lo hacen de forma voluntaria y los ven como una forma de disfrutar la vida.

¿Cómo nace Casa de la Felicidad?

Casa de la Felicidad nace con un nombre diferente. En sus inicios se llamó “Hacia la Plenitud Humana”, hace aproximadamente 25 años.

“Este programa tenía como objetivo fundamental atender de manera prioritaria a todas las personas que tuviesen 50 años en adelante”, afirmó Beatriz Pelaez, líder de Casa de la Felicidad.

Hoy, Casa de la Felicidad, después de identificar que su programa, sus temáticas y sus orientaciones son del interés de todo el público, se ha permitido incluir en el aula de clase personas de todas las edades, lo cual ha generado un diálogo intergeneracional.

A través de ese diálogo intergeneracional se ha enriquecido muchísimo el conocimiento y la experiencia de las personas que hacen parte de Casa de la Felicidad. “Hemos encontrado cursos donde se ha compartido conocimiento entre diferentes edades; una niña de trece años, estudiantes de los programas de historia y literatura entre 17 y 21 años, y personas entre los 70 y 80 años”, añadió Beatriz Peláez.

 

 
Integrantes de Casa de la Felicidad felices por su certificación

 

¿Por qué Casa de la Felicidad?

La Universidad quiere ayudar a edificar una casa interior en la que se aprenda a vivir, a convivir y a trascender; una casa en la que nos encaminemos hacia los cuatro equilibrios de los que habla el Papa Francisco en su encíclica Laudato si: equilibrio consigo mismo, con los otros, con el mundo y con Dios.

Se denomina Casa de la Felicidad porque es un programa que está orientado a la adquisición de conocimiento mediante el disfrute y la realización humana, obviamente la Universidad Pontificia Bolivariana como institución absolutamente responsable hace la claridad de que este programa no ofrece ni vende la felicidad. Desde este programa lo que se hace es que se brindan elementos para que el ser humano pueda vivir mejor a través de ámbitos espirituales, artísticos, conceptuales, culturales y desde el compartir humano.

Se resalta además que varios estudiantes asistentes a los programas de Casa de la Felicidad aseguran que este espacio les cambio su forma de ver y vivir la vida.

“Hablamos de casa en sentido ético como invitación a construir la morada interior y resignificar la vida”, expresó Luis Fernando Fernández, decano de la Escuela de Teología, Filosofía y Humanidades.

¿Dónde queda Casa de la Felicidad?

Muchos se preguntan, ¿dónde queda la Casa de la Felicidad? Casa de la Felicidad no es un lugar físico, es el lugar interior en el ser, una morada espiritual.

“Casa de la Felicidad está donde nos necesiten. Actualmente hacemos presencia con una gran cantidad de actividades en nuestra sede de Patio Bonito Poblado, en nuestro Campus principal de Laureles y nos estamos proyectando al oriente antioqueño”, indicó Beatriz Pelaez.

 

 
Recorridos de Ciudad con Casa de la Felicidad

Recorridos de ciudad con Casa de la Felicidad

Impacto en la sociedad

La Casa de la Felicidad ha ayudado a fortalecer la espiritualidad de las personas que han hecho parte del programa. Dentro de este espacio y el qué hacer del mismo está el humanismo cristiano que se vive dentro de la cultura UPB, y los alumnos lo evidencian en el tema del servicio, la calidad humana de los docentes y el compartir con los diferentes compañeros.

Además, Casa de la Felicidad ofrece espacios que son netamente para un encuentro espiritual, como, por ejemplo, los retiros espirituales realizados en el primer y último semestre de cada año, en un horario de viernes en la tarde hasta el domingo al mediodía.

Todas las personas de todas las edades pueden acceder a los retiros espirituales organizados por Casa de la Felicidad. Eso es un espacio abierto a la comunidad, no solo a egresados y estudiantes UPB, sino a todo el público que quiera acceder y participar.

Metas y proyectos 2020

Casa de la Felicidad sigue creciendo con la claridad de que no puede ser un programa que se identifique por la cantidad de cursos, sino por el valor experiencial de cada uno de sus programas a través de talleres, recorridos guiados y encuentros, entre otros.

Para el año 2020 se tendrá una programación cultural, espiritual. Se buscará seguir generando comunidad, redes espirituales, redes de conocimiento y que este programa trascienda el aula de clase.

“Dentro de nuestra programación para 2020 se contará con nuevas alianzas que tenemos con nuevas instituciones de las cuales muy pronto estarán enterados, vamos a tener muchas actividades experienciales que espero sean del disfrute y agrado de todos los que ahora hacen y pronto harán parte de Casa de la Felicidad”, indicó Beatriz Pelaez.  

 
Grupo de Casa de la Felicidad en sede de Formación Continua Patio Bonito, Poblado.

 

Conoce toda la programación de Casa de la Felicidad aquí

Por Jessenia Ruiz García, Agencia de Noticias UPB. 

  • Todos los derechos reservados
  • Términos y Condiciones
  • Política de Privacidad
  • Septiembre de 2016 - Colombia
  • Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
  • Acreditación Institucional de Alta Calidad Multicampus. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años. Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional.