Un ingeniero a todo pedal por la ruta del emprendimiento

Disponible en:Medellín24 abr. 2020

 
Simón, listo para hacer sus entregas durante la cuarentena.

Simón, listo para hacer sus entregas durante la cuarentena.

Agencia de Noticias UPB - Medellín. Simón Machado Pérez es egresado de Ingeniería Agroindustrial de la UPB, vivió un año en Israel, regresó a Colombia y ocupó durante cinco años un puesto como ingeniero en una importante empresa del sector de alimentos, pero su vena emprendedora lo obligó a pensar en otras alternativas que le permitieran seguir creciendo profesionalmente y poner a prueba todas sus capacidades.

Ya había tenido otras experiencias como emprendedor: una empresa de salsas que le dio satisfacciones tales como un premio a mejor producto, otorgado por la Alcaldía de Medellín en 2009, e importantes aprendizajes como empresario, pues tuvo que declararla en quiebra; y dos restaurantes que vendió antes de irse del país. Así que tenía claro que se enfrentaba, nuevamente, a un reto que lo sacaría de su zona de confort. 

Revisó qué necesidades tenía el mercado y, literalmente, empezó a pedalear por su sueño y el de Diana, su socia y compañera de vida: “Comenzamos alquilando bicicletas eléctricas y haciendo tours por Medellín, para mostrarles a los extranjeros dinámicas distintas a la historia del narcotráfico, una cara diferente de esta ciudad”, comenta este emprendedor, quien montado en su “bici” logró, además, resolver el reto de grandes empresas que querían soluciones sostenibles para la entrega de sus mercancías.

Lo que hacemos en ‘Lola, movilidad inteligente y divertida’ es conectar a las grandes empresas con los mayoristas o minoristas que hacen las ventas. Y lo hacemos de una manera armoniosa con la ciudad, por medio del diseño y construcción de un vehículo que permite un mejor paisaje logístico, ese es nuestro valor diferencial”, cuenta el egresado. 

En su flota ya tiene tricitaxis, bicicletas grúas y otras bicicletas en las que pueden transportar paquetes, alimentos o residuos. Pero su mente no para y sigue buscando cómo resolver otros retos de movilidad, cómo dignificar el trabajo de quienes usan la bicicleta para conseguir su sustento y cómo responder a las necesidades del sector empresarial. “Todos los días trabajamos en poder evolucionar con el vehículo, la idea es que cada vez se adapte más a las necesidades puntuales de las empresas para darles soluciones posibles, puede ser que el día de mañana sea una bicicleta voladora, un dron que se convierta en una bicicleta o un robot que lo acompañe a uno a hacer entregas, hay infinidad de posibilidades”, asegura.

El plan de ruta de Simón para conquistar la travesía del emprendimiento

Aunque estudiar Ingeniería Agroindustrial no era algo que tuviera definido, disfrutó el proceso y, sin duda, fue parte del entrenamiento que necesitaba para que, más tarde, sus proyectos pudieran rodar sobre las bicicletas que hoy recorren a Medellín. “Yo no tenía claro qué quería, un amigo me mostró el pénsum de lo que él quería estudiar y me decidí por esa carrera que me fue sorprendiendo, sobre todo porque te lleva a emprender. En más de una materia siempre había que crear un producto y visitábamos muchas empresas para conocer diferentes procesos de la industria, lo cual le abre a uno el panorama. Todo eso me fue enamorando”.

Su experiencia como voluntario en los kibutz de Israel también le sirvió para ejercitarse y tener la suficiente resistencia que requiere todo emprendedor. Se fue sin saber hebreo y como él dice, “con un inglés no muy bueno”, sin conocer la cultura ni lo que le esperaba. “Aunque no me trataban mal, dentro de la pirámide de supervivencia yo era el más bajo. Empecé en una finca ganadera y al principio me tocaba ordeñar y recoger estiércol de los animales, pero fui escalando, me dieron la oportunidad de empezar a manejar unos equipos en la planta y me volví como un supervisor, conocí mucha tecnología (…). No conocía nada de esa cultura, era como si me hubiera ido con los ojos tapados, pero llegué allá y me enamoré de ese país”, cuenta Simón, mientras recuerda que quiso quedarse, pero no obtuvo la Visa y por eso regresó a Colombia. 

 
Simón Machado, egresado UPB

Su aprendizaje como emprendedor

Ser emprendedor le genera grandes satisfacciones: “Me ha dado la oportunidad de conocer gente, de mostrarme, de ganarme las cosas, retarme…y es muy bacano vivir esa adrenalina”. 

Hoy, el reto es sobrevivir como empresario a la contingencia. Por eso, para que “Lola” siga rodando por la ciudad pese a la situación, decidió darle un pequeño giro a la ruta que tenía programada: “Empezamos a ver que había una necesidad de ayudar a las personas mayores, comprándoles y entregándoles mercados y medicinas; y la posibilidad de entregar domicilios de empresas. Además, estamos apoyando a las redes que están recogiendo mercados para las personas más necesitadas, esto último lo hacemos sin costo”.

En su receta para ser un empresario tiene tres ingredientes que, asegura, no pueden faltar: “La humildad es fundamental porque cuando se emprende, como en la vida, tenemos que aprender tanto del que entrega los tintos de una manera fenomenal, como de quien es jefe y se equivoca; lo segundo es no dejarse manejar por el ego, muchas veces pensamos que nuestras soluciones son las únicas y de esa manera no vamos a crecer; y un tercer ingrediente es el aspecto humano, pues el mundo está buscando empresas y comunidades más humanas, que trabajen por el otro y entiendan sus necesidades”.

“Lola”, un nombre que surgió de los sentimientos que les producen a Simón y a su socia montar en bicicleta y de lo que querían hacer, una empresa local, libre y abierta, le ha permitido llevar un buen ritmo como empresario, subir con esfuerzo para coronar las trochas que se presentan y disfrutar el paisaje que avizora alianzas con grandes empresas, respuestas a los requerimientos del mercado y muchos vehículos sostenibles transitando por las vías.

Por Alejandra Carmona Sierra, Agencia de Noticias - Egresados UPB.

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados