Mascarillas N95 modificadas desde la nanotecnología con agentes antivirales

Disponible en:Medellín22 abr. 2020

Agencia de Noticias UPB - Medellín. Como una forma de ayudar a sobrellevar las exigencias y demandas generadas por esta pandemia, la UPB y otras instituciones del país, le apuestan a activar la cadena productiva nacional para ofrecer máscaras tipo N95 funcionalizados con agentes antivirales. 

Un grupo interdisciplinario de investigadores y empresarios trabajan para diseñar y validar técnicamente, en condiciones reales de operación, máscaras tipo N95 con capacidad antiviral. 

Estas máscaras están siendo mejoradas con nanotecnología para así contribuir directamente a la protección de médicos, enfermeros y personal asistencial, que tienen contacto directo con pacientes infectados con el COVID-19 y con el fin de utilizar materiales y recursos locales.

 
Máquina para termobondeo en donde se conforman las máscaras

Máquina para termobondeo en donde se conforman las máscaras


Uno de los desafíos de este desarrollo es que los virus pueden permanecer estables o infecciosos durante horas o días, cuando se depositan sobre materiales poliméricos (polipropileno y poliéster, entre otros), los cuales se usan para la producción de las máscaras y respiradores de un solo uso.  “Una estrategia para controlar el virus es realizar recubrimientos con nanopartículas que estén funcionalizadas con compuestos antivirales”, comenta Cristina Castro Herazo, docente de la Facultad de Ingeniería Textil y Nanotecnología en Medellín y líder del proyecto por la UPB.

Funcionalizar es dar una capacidad adicional a las máscaras. En este caso se hace con agentes antivirales, mediante el uso de nanopartículas, las cuales harán las veces de pequeños vehículos que cargan el agente antiviral, que son los fármacos que se utilizan para atacar los virus, para disponerlos efectivamente sobre la superficie del textil y así bloquear las partículas del virus.  El objetivo de la tecnología es entonces, brindar mayor protección al personal de salud y demás personas que por sus labores, se encuentran expuestas. 

Actualmente se trabaja en varios frentes, según la docente investigadora Cristina Castro Herazo: 

  • Validar los respiradores tipo N95, mediante las normas NIOSH 46CFR 84 y NTC 3852.
  • Desarrollo y evaluación de textiles con capacidad antiviral.
  • Ensamblaje y validación de respiradores tipo N95 con capacidad antiviral. 
 
Imagen de microscopía electrónica de barrido de filtro no tejido de polipropileno (triboelectric filtering).

Imagen de microscopía electrónica de barrido de filtro no tejido de polipropileno (triboelectric filtering).

 
Prototipo elaborado en la empresa Copartesa, con materias primas nacionales.

Prototipo elaborado en la empresa Copartesa, con materias primas nacionales.

Mascarillas y respiradores

Desde el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos –CDC- y con base en el aporte de la docente de la Facultad de Medicina de la UPB y doctora en Epidemiología, Zulma Rueda Vallejo, es importante precisar los siguientes conceptos:

Mascarilla quirúrgica o tapabocas: son elaborados en tela o material desechable, se utilizan usualmente por el personal de salud. Recomendada para transmisión por gotas o contacto. Ayudan a bloquear las gotas más grandes de partículas, derrames o salpicaduras, que pueden contener microbios, como virus y bacterias, para que no lleguen a la nariz o la boca. No crean un sello hermético contra la piel, ni filtran los microbios pequeños que hay en el aire.

 

Mascarilla o respirador N95: cuenta con un medio filtrante avanzado para brindar protección respiratoria contra partículas muy pequeñas, como los microbios que se transmiten por el aire. Se ajustan a la cara de la persona. Los hay de dos tipos, con o sin protección contra derrames de líquido. Recomendada para el personal de salud, en casos de enfermedades como tuberculosis, varicela y sarampión. 

Para tener en cuenta: 

  • La cadena productiva cuenta con capacidad para producir 6 millones de máscaras al mes.   
  • Los respiradores se evalúan mediante la norma técnica colombiana NTC 3852 y la NIOSH 46CFR 84, de la agencia americana encargada de hacer investigaciones y recomendaciones para la prevención de enfermedades y lesiones relacionadas con el trabajo.
  • Actualmente, se adelantan los trámites para evaluar la capacidad antiviral frente a la COVID-19.
  • En el proyecto participan Copartesa S.A.S., Recudir S.A, Alcance Group, Enka, Corbeta, Andercol S.A.S, Colorquímica S.A.S, Technihilos, Amtex S.A., Esenttia, Indurtex S.A.S, Alumina, Termimoda S.A., Nanotecol, Expofaro S.A.S, Clúster Moda y Fabricación Avanzada de Medellín, Universidad Cooperativa de Colombia, y Corporación para Investigaciones Biológicas- CIB. Por la UPB, se articulan los Grupos de Investigación de Biología de Sistemas y Nuevos Materiales –GINUMA.

Conoce más sobre las investigadoras  Zulma Rueda Vallejo  y  Cristina Castro Herazo

Por Claudia Patricia Gil Salcedo. Programa Divulgación Científica – Agencia de Noticias UPB.

  • Todos los derechos reservados
  • Términos y Condiciones
  • Política de Privacidad
  • Septiembre de 2016 - Colombia
  • Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
  • Acreditación Institucional de Alta Calidad Multicampus. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años. Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional.