Una mirada desde la educación, la diversidad y la literatura

Disponible en:Bucaramanga13 oct. 2017

 
SIMPOSIO DOS

“La universidad debe cumplir la función social que espera la sociedad de ella,  no solo en cuanto a equidad en el acceso, sino también en lo que se refiere a estar en el estado del arte en: conocimientos, informaciones y propuestas de soluciones. En esto consiste ser una universidad innovadora”, así lo afirmó Francisco López Segrera, Asesor Académico de la Global University Network For Innovation, GUNI, en el marco del Simposio Internacional de Ciencias Sociales que se desarrolló en la UPB Seccional Bucaramanga.

En su conferencia compartió su amplia experiencia de trabajo en la UNESCO, donde lideró el Instituto Internacional de la Educación Superior. Señaló que América Latina solo está en el  45% de la tasa de matrícula para las universidades, estadística que la deja en la mitad frente a Europa y Norte América; por lo tanto uno de los temas pendientes de Colombia y demás países latinos es el de superar la desigualdad a la hora de acceder a la educación.

Existe inequidad no solo en el acceso a las universidades, es un problema que viene desde la mala educación primaria y secundaria que reciben los hijos de las personas con menos recursos. Y sí estos jóvenes logran llegar a la educación superior, muchas veces no pueden continuar porque tienen que trabajar. El gobierno debe realizar una gran inversión en conjunto para la educación, desde el preescolar hasta la universidad, agregó el Doctor en Estudios Latinoamericanos e Hispánicos.

Precisó que las universidades no deben ser solo de docencia, sino también de investigación e innovación, porque los tiempos han cambiado y hoy en día la educación es permanente, se mantiene en una constante construcción de conocimiento. “De igual forma deben ser universidades de gobernanza, es decir que no le den la espalda a los problemas de la sociedad, se debe educar de acuerdo a las necesidades de un país”, indicó López Segrera.

El papel de la academia en el escenario del posconflicto

Para complementar el tema de la educación como transformador social, Gonzalo Patiño Benavides, Vicerrector Académico de la UIS, habló sobre el reto de las universidades en la construcción de la paz.

 
SIMPOSIO DOS

Las instituciones de educación superior deben integrarse para desarrollar capacidades conjuntas y proyectos educativos en las zonas veredales donde se está dando la reincorporación. No se trata solo de llegar a los grupos excombatientes, sino también a las comunidades adyacentes, porque sin ellos no habría un desarrollo sostenible en los territorios; debemos ir más allá de las discusiones políticas y pensar como una sociedad que tiene un compromiso, dijo el Doctor en Economía.

En ese sentido aseguró que una educación para la paz en Colombia debe superar las diferencias regionales que existen en el país, ya sean económicas, sociales, religiosas o culturales; el desarrollo de los currículos debe ser altamente flexible de acuerdo a dicha diversidad y la formación debe basarse en competencias y una amplia formación humanística. De igual forma las TIC juegan un papel importante en estos contextos regionales y uno de los ejes de formación debe estar basado en la política de la mujer y equidad de género, como elemento primordial para la paz.

Colombia se viste de territorios

Hablando de diversidad, una frase caló mucho en el público asistente al Simposio: “somos mil Colombias, pero debe haber un tejido común”, pronunciada por Diego Cancino, Asesor de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

Colombia tiene que dar un giro, voltear la mirada y saber dónde queda y qué pasa en el Vaupés, Vichada, Arauca y el Amazonas, entre otros territorios que son ajenos a la realidad de quienes viven en las ciudades. Debemos reconocer los líderes negros, la sabiduría de los indígenas, los palabreros del Vaupés y muchos más grupos representativos de los saberes de cada región. Entre todos los ciudadanos debemos escucharnos y respetarnos las diferencias, ese es un primer paso y uno de los más importantes en la construcción de la paz, manifestó el Magíster en Políticas Públicas durante su intervención.

Una mirada desde la literatura

En el Simposio Internacional de Ciencias Sociales se abordaron varias perspectivas: la económica, política, psicológica, educativa y finalmente la literaria.

 
SIMPOSIO DIA DOS

María Clemencia Sánchez, Doctora en Literatura Hispanoamericana abordó en su conferencia el tema: Reescritura y auto-ficción en ‘Las cuitas de Carlota’ de Helena Araujo, una escritora colombiana que murió en el exilio hace dos años.

“Lo importante en este tema del posconflicto es incluir la opinión de las mujeres que ha sido olvidada, y la literatura, especialmente la literatura de mujeres tiene mucho que aportar. La Colombia que tenemos la han construido muchos políticos y corruptos, ahora la oportunidad es que sea un grupo de las ciencias humanas el que lidere el cambio, tenemos que darle un giro a este país y no podemos seguirlo entregando a un sector que ha desangrado económicamente la nación”, puntualizó la también profesora de Estudios Literarios de la UPB Medellín.

El Simposio: Pensar y repensar las Ciencias Sociales ante el reto de una sociedad en transformación, se realizó durante el 12 y 13 de octubre del 2017 en la Universidad Pontificia Bolivariana Seccional Bucaramanga.

Logo Universidad Pontificia Bolivariana

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados