Vestuario para personal médico, la capa de los héroes

Disponible en:Medellín3 abr. 2020

Agencia de Noticias UPB – Medellín. En medio de los reconocimientos al personal médico y sanitario por su entrega durante la propagación del COVID-19, aparece la pregunta sobre la protección de estos profesionales que se han destacado en esta crisis. Su cuidado ahora recae, entre otras cosas, sobre el uso de algunas prendas y accesorios que les permita continuar la atención y minimizar el riesgo de contagio. 

Ante este panorama, el país debe pensar en trajes, polainas, guantes y caretas para las actuales condiciones de uso y que cumplan con las recomendaciones técnicas de la Organización Mundial de la Salud. Es un llamado a que los diseñadores aporten a la contingencia cumpliendo con estos requerimientos de diseño.

“Lo importante ahora es garantizar trajes que medianamente logren una barrera fisiológica y que protejan al personal de salud”, indicó Fausto Zuleta, coordinador del  Grupo de Investigación en Diseño de Vestuario y Textiles de la UPB. 

 

 
Prototipo vestuario bioseguridad para personal médico y sanitario. Ilustración por Irene Villa, estudiante de Diseño Gráfico UPB.

Prototipo vestuario bioseguridad para personal médico y sanitario. Ilustración por Irene Villa, estudiante de Diseño Gráfico UPB.

 

Los parámetros de bioseguridad llevan a que el vestuario de este personal cumpla una función de barrera. Prendas de material desechable o que, en su defecto, sean capaces de aguantar la abrasión, sean permeables a químicos y no sean propensas a incinerarse. Piezas de textiles antifluidos con puños de, al menos, cinco centímetros de largo que eviten el contacto a piel por cualquier entrada. Trajes que tapen cabello y cuello con un solo mecanismo de acceso y cierre para facilitar su usabilidad. Garantizar la transpiración y termorregulación y permitir la movilidad completa del usuario.

El cruce de estas características con el actual desabastecimiento textil quizás lleve al uso de materiales menos técnicos con posibilidades de confección convencionales y que, dentro de las dinámicas recientes, puedan limpiarse, lavarse fácilmente o desecharse. 

“Vi imágenes de médicos de España protegiéndose con bolsas de basura, en Italia a personal forrado con papel film. La necesidad supera la normal. Aquí ya empezaron a buscar y dar soluciones y eso es lo importante”, agregó Zuleta. 


Es fundamental pensar en aspectos como el tiempo que puede perdurar el virus en contacto con los materiales, las posibilidades de construcción (tipos de hilo y modos de unión que, finalmente, solo pueden resolverse en el momento en que se decide el insumo), las condiciones de uso normal comparadas a las que requiere la contingencia y el impacto de estos trajes en el cuerpo del personal médico y sanitario, entre otros. Sin embargo, se requiere pensar en lo rápido, factible y producible.
 
Ilustración por Irene Villa, estudiante de Diseño Gráfico UPB.

Ilustración por Irene Villa, estudiante de Diseño Gráfico UPB.

“La industria necesita responder rápido y esta es la oportunidad que tienen los diseñadores de vestuario para aportar en la pandemia”, concretizó Fausto Zuleta. 

Por Juan Luis Balvín Tabares, Agencia de Noticias UPB – Medellín. 

  • Todos los derechos reservados
  • Términos y Condiciones
  • Política de Privacidad
  • Septiembre de 2016 - Colombia
  • Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
  • Acreditación Institucional de Alta Calidad Multicampus. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años. Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional.