Sobre cómo nos relacionamos con el otro y con lo otro

6 ago. 2018 En: CineMétodo
 
Sobre cómo nos relacionamos con el otro y con lo otro

Lo técnico

Película catalogada en el género ciencia ficción pero que, sin duda, cabría en el de drama y romance, cuya duración es de 96 minutos. Estrenada el 5 de abril de 2013 y protagonizada por Amy Seimetz (Kris) y el mismo  Shane Carruth (Jeff); quien además de director, se ha desempeñado como guionista, productor, fotógrafo, montador, compositor, director de casting, diseñador de producción y sonido.

Esta es la segunda obra del director (matemático e ingeniero), quien además suma varios galardones, entre ellos: premio especial del jurado por el diseño del sonido en el Festival de Cine de Sundance (2013), el cual fue compartido con Johnny Marshall y Pete Horner; y Mejor director novel el mismo año en el Festival de Sitges. 

La síntesis

 
Imagen abstracta

Foto: Efe Kurnaz - Unsplash

Esta película se puede clasificar como deslumbrante y abrumadora, psicótica, romántica, abstracta o, quizás, psicodélica, confusa, microscópica, metódica y meticulosa, evolutiva, melancólica, ansiosa, no lineal, ambigua, efectiva y muy compleja.
Los diálogos en exceso son reemplazados por los silencios; la película se centra en el relacionamiento, inicialmente entre Kris y Jeff, como una relación basada en el afecto, el amor, el deseo, si se quiere; pero, también con la vida, con el parásito que los cohabita y los determina en su manera de vivir, que se transmuta en el cerdo y finalmente en la orquídea; una especie de organismo eterno que nos refleja la infinitud de la existencia; una espiral de acontecimientos donde Kris, despojada de su propia existencia, se ve invadida por un extraño espécimen que viaja a través de su cuerpo, que pasa del humano al cerdo y de este a las plantas.  

Ella encuentra en Jeff su alter ego, su refugio, cómplice y compañía, un refugio seguro para coexistir los tres o los cuatro o todos con todo, para reencontrar sus vidas.

La conclusión y el contexto actual

Upstream color es un largometraje que trata sobre el rediseño genético, el cual, a la luz de lo que hoy concebimos como la cuarta revolución industrial, es un avance de la ingeniería genética que se ha transformado en la edición o biología sintética, la cual busca manipular el ADN en diferentes organismos con el propósito de diseñar y construir nuevas partes biológicas. A diferencia de la ingeniería genética tradicional, la biología sintética usa bloques de ADN que pueden, o no, existir en la naturaleza. 

En este sentido preguntarnos por el cuerpo, por lo humano, por la evolución, necesariamente nos debe evocar la pregunta sobre nuestra relación con el otro y con lo otro, nuestra relación con lo que somos, lo que percibimos, olemos y tocamos, lo que sabemos y podemos; es por ello, que ante los vertiginosos cambios disruptivos de la genética, la pregunta por la vida y la defensa de la misma siguen siendo los valores supremos de nuestra existencia humana

Más allá de la discusión ética sobre la manipulación genética, que es siempre necesaria abordar desde la academia, el arte y las ciencias; es la discusión sobre lo tecnológico en lo humano y viceversa, lo que debe de marcar nuestra cuestión. ¿Cuál será el futuro de la vida, de lo que somos y seremos como especie que cohabita con ese universo infinitamente grande e infinitamente pequeño?

Hoy en día, con el desarrollo de los nanomateriales, los microsatélites, el big data, el machine learning, la impresión en 3D (incluso de órganos), el cultivo de piel, la tinta biológica o el trasplante de vértebras impresas en 3D, el blockchain, la robótica, las neurotecnologías, la inteligencia artificial; sigue siempre estando presente la pregunta por la vida, ¿quiénes somos?, ¿de dónde venimos? Y, ¿para dónde vamos?, pero, sobretodo, ¿cómo nos relacionamos?, que es la invitación que hoy nos hace esta película: Usptream Color.
 
Robot Sophia

Para el espectador esta historia podría ser una sumatoria de imágenes que toman sentido en un panorama abierto y de conciencia, pero si pudiéramos hacer una lista de momentos, situaciones, planos, colores, sensaciones… quizá estos cinco momentos la definirían:

Primera parte:

Aparecen los niños que experimentan, se retan y se conectan cuando beben ese líquido extraño que se ha extraído, con el gusano; la fragilidad de la mujer cuando es secuestrada por el ladrón que hace negocio con las píldoras sintéticas y a quién mantiene en estado de inconsciencia; el ladrón que manipula a sus víctimas; el relato de Walden, ensayo publicado en 1854 por Henry David Thoreau; el agua y su obsesión, el cielo rojo, la vida, el cuerpo como el laberinto del gusano a través de la piel, el cuchillo y la auto-laceración y por qué “no va a salir” o del “mi cabeza está hecha del mismo material del sol, por eso no puedes mirarme”, la transmutación genética, corre, se levanta y mira, allí está el cerdo, la transfusión, el gusano, el encierro de los cerdos y los hombres que de pie miran a través de la ventana, agua, agua y más agua; el carro que se detiene en la carretera, llegar a la casa, las damas chinas, la ducha, limpiar, salir del trabajo. 

Segunda parte:

Luego vienen las imágenes, la realidad, el hombre que espera el tren, se miran, aparece la cerda en el pasillo que corre y corre hasta la manada, otra mirada, otra más y los audífonos; la impresión en gran formato, los carteles de señalización, el café, el tren y ahora son dos, Kris y Jeff, “tu tren pasa en cuarto lugar después del mío”, “es un regalo para vernos”, la conexión, volver a la realidad, caminando, la piscina, las piedras en el fondo, el inversionista, el que arma cadenas con los sobres de pitillos; el que caza los sonidos, el que hace las transfusiones de humano a cerdo y viceversa, cae el muro, la segueta, tubos y segueta, compone, mira y se detiene, coloca los parlantes para que los gusanos afloren, rocas caen en el tubo grande, se deslizan.

Agua, impresora, hilo, fotocopiadora, hojas que vuelan, el carro, caminan, los cerdos, espacios, hombre, mujer, la maniquí parada en frente del espejo, oler la mano y conectarse, obrero, sirena, asma, ambulancia, sonidos, cerdos, “Jill te amo”, reiterativo, sucesivo, estar tranquila y Ben, un día mejor, creerte y vuelven los cerdos; buscar después, mujer con el tejido, hablar, el divorcio, “desde tu perspectiva” y el 2063 donde se consuma todo, “no es mi culpa cuando las cosas andan mal”, el beso, el rechazo, manos, heridas, cama en medio de los cerdos, hay conexión.

Tercera parte:

Comida, en grupos, los huevos, el cereal, el beso, hablar, el vino, el hotel, el olor a cloro, las vacaciones, el “¿qué pasa contigo?”, “¿en qué piensas?”, el tractor, la habitación, el banquete, lo siento, el 29 de c&L, el corredor de bolsa que engaña, “eso fue inteligente, esperar para decirme”, “creo que estoy embarazada”, no lo estas, lo está la cerda que te conecta y te contacta a través del cuidandero, campo, luces, camada, espera, quirófano, dolor, mareo, el macho que protege, el cáncer endometrial, final, no puedes quedar en embarazo. 

Cuarta parte:

Hay un sentimiento en esa dirección, “tenemos que viajar”, lo brillante, estorninos o mirlos, mi vecino Renny, los bebes, Vermont, discusión sobre la propiedad de los recuerdos, cerdos, todos diferentes, la remontadora y los broches, series, carpeta, el macho enlazado, los otros van detrás, se golpean, los papeles caen, te echan, coges las crías, las encostalas, llama, llora, rompe el vidrio, golpea, pegan, recogen los papeles, conduce, el riel, caen al agua y flotan, se descomponen, la pérdida, vamos  a casa, se ocultan, la esquizofrenia y la paranoia, el hacha, tumbar el árbol, rosas, costal en descomposición, gotas, tina, dedos, inmersión, cruces y los cerdos siguen muertos, exhalando un gas que sube al agua y se convierte en orquídeas de color azul, el líquido azul, cruces en el la piscina, colores, sonido debajo de la habitación, descomposición, muerte, líquidos, gases.

Quinta parte:

Las caminantes, siembra, exoticas, “me encanta estar sola”, piedras, “el sol no es más que una estrella matinal”, sonidos tintineantes, vértigo, poema, libros y otra vez Walden, economía, un peregrino de la vida, el diálogo, la flor, tocas las amarillas, la conexión, camino a, la roca que cae y su sonido, el buzón, el anillo es la conexión, “Quinoa Valley”, los cd´s, la bandeja de comida, los cd´s de nuevo, la silla, la mirada, el campo de juego, escuchar, la mano, tocas, el autobús, volver a escuchar, subir el volumen, observarlos a los dos, ya los tres están en la misma habitación son Kris, Jeff y el transgenetista cazador de sonidos, miradas, se derrumba, paro al corazón, el disparo, la caja y la pistola, las historias de otros, de los otros transfundidos, todos van, miran a los cerdos, respiran, las caras, sus historias, sus archivos, los cuidan, las caras, crecen otros, los cerdos, la conexión, las plantas, el ladrón, las drogas, el gusano, la vida y el ciclo se cierra.

 

 

Aqui puedes ver el trailer de la película

 

Nota aclaratoria

Este texto compromete la opinión del autor que realiza el texto; este no refleja necesariamente la posición del Programa de Divulgación Científica o a la Universidad Pontificia Bolivariana.

 

 
Javier Fernández Ledesma
Por:
Javier Fernández Ledesma
Ingeniero industrial
Facultad de Ingeniería Industrial
Categoría:

Artículos que te pueden interesar

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados