Upstream Color: El detalle de un experimento

6 ago. 2018 En: CineMétodo
 
Upstream Color: El detalle de un experimento

Autor de la crítica

Santiago Betancourt-Parra
santiago.betancourt@upb.edu.co

Texto central de la crítica

En esta película las escenas invitan al espectador a transitar entre delicados y minuciosos detalles de un observador. Un observador curioso, si se quiere con lupa, ansioso de respuestas y que se maravilla con lo que se observa y explora. El espectador de esta película es el tripulante de un observador de la vida. Es un film que muestra la obsesión de un apasionado por la exactitud y la ciencia que es capaz de narrar con imágenes hechos y procesos.

Upstream Color, tiene una narración no lineal propia de un cine de experimento. Lo que ocurre durante los 96 minutos que dura la película no obedece a ninguna secuencia lógica. No necesita hacerlo para narrar una historia de unos personajes que han sido afectados por algo que les ha cambiado su comportamiento y sus vidas. Sin embargo, no tiene cabos sueltos: todo está debidamente conectado y explícito en cada cuadro.

La trama se fundamenta en el uso de algún tipo de droga, en un vehículo animal, que es usado maliciosamente para aturdir y obtener un arma transitoria y compleja: la sumisión absoluta y la plena obediencia. Inicialmente, nos muestra el acercamiento a la confusión y el dolor padecido por alguien para luego ampliar el panorama y mostrarnos que hay más personas con similares tragedias y que comparten sentimientos comunes. 

La ficción se aleja de la ciencia y, en los encuadres fotográficos y la iluminación propuestas por el director generan ambientes de tensión sin caer en el abismo del suspenso. También, muestran ángulos en los que se pueden apreciar asuntos difíciles de capturar por el ojo desnudo: la materia y su transformación, la vida de los microorganismos. Por momentos nos lleva a habitar espacios de locura presentándolos de manera sobria mientras que en otros nos presenta fotografías de amplia iluminación que invitan a la esperanza. 

No se puede dejar de lado el papel del director de esta película, quien a su vez es: actor (Jeff), escritor, guionista, productor, editor y compositor de la música de la película. La segunda película de Shane Carrut, en mi opinión, es una película de un hombre de ciencias que respeta las diferentes fuentes de conocimiento y las explora con asombro y maravilla.

Nota aclaratoria

Este texto compromete la opinión del (los) autor(es) que realiza el texto; este no refleja necesariamente la posición del Programa de Divulgación Científica o a la Universidad Pontificia Bolivariana.

  • Todos los derechos reservados
  • Términos y Condiciones
  • Política de Privacidad
  • Septiembre de 2016 - Colombia
  • Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
  • Acreditación Institucional de Alta Calidad Multicampus. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años. Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional.