¿Qué es la Enseñanza Remota de Emergencia (ERE)?

10 ago. 2020 En: Divulgación Científica UPB
 
Educación virtual

Querido lector, ¿extrañas la presencialidad? ¿En cuántas clases virtuales has participado? ¿Te gusta el modelo de aprendizaje virtual que se adoptó durante la pandemia por el COVID-19? ¿Sabes que se trata de una metodología de emergencia?

Te invito a conocer y reflexionar sobre el tema desde diferentes puntos de vista. A continuación, encontrarás mi perspectiva como docente y la de algunos estudiantes de nuestra Universidad.

Una postura desde la docencia

 
Claudia Sánchez Aguiar
El semestre académico en la Universidad Pontificia Bolivariana se acercaba a la mitad, era 16 de marzo del 2020 y se realizaba la tercera versión del Día de la Virtualidad; ese día el cambio inesperado llegó y se quedó… no sabemos hasta cuándo. De repente, los encuentros presenciales con mis estudiantes, cargados de espontaneidad y calidez, se convirtieron en charlas sincrónicas y saludos mediados por pantallas, igual de espontáneos a los de antes, pero sin la calidez, aquella que la mediación de los dispositivos nos resta.

Desde entonces, nombres como Teams, Meet, Zoom y Google Classroom se volvieron familiares para docentes y alumnos, a partir de los primeros años de educación hasta los doctorados. Todo por obra y gracia del COVID-19, enfermedad de la que comenzamos a saber en enero de este año, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la emergencia de salud pública internacional.

En ese contexto, en nuestra región, “el 17 de marzo ya se había llegado a una cifra de 21,7 millones de estudiantes y 1,3 millones de docentes afectados por los cierres temporales”, de acuerdo con la Unesco.

Y apareció la ERE

Las instituciones educativas, en aras de continuar con sus actividades, optaron por lo que Hodges, Moore, Lockee, Trust y Bond denominan Enseñanza Remota de Emergencia, la cual "A diferencia de las experiencias planificadas desde el principio y diseñadas para estar en línea, (…) es un cambio temporal de la entrega normal de la instrucción a un modo de entrega alternativo, debido a circunstancias de crisis”.

En este orden de ideas, cabe la diferenciación entre dicha modalidad y la educación virtual (online, e-learning o en línea), pues esta requiere planificación y cuidado en el diseño de los cursos, lo que en medio de la urgencia no tuvimos en cuenta. Además, según los profesores Bárbara Means, Marianne Bakia y Robert Murphy (2014), la educación virtual se caracteriza por estas dimensiones:  

  1. Modalidad
  2. Ritmo
  3. Interacción estudiante-profesor
  4. Pedagogía
  5. Rol del instructor y rol del estudiante
  6. Sincronía de comunicación en línea
  7. Rol de las evaluaciones en línea
  8. Fuente de la retroalimentación

Rasgos que ahora se convierten en retos, después de haber superado la prueba inicial con la ERE, ante la segunda etapa que comenzó en el segundo semestre de 2020 con la educación en línea.

Una mirada como estudiantes

 
Isabel Cano Agudelo

Isabel Cano Agudelo

 
Alejandra Márquez Quintero

Alejandra Márquez Quintero

Los jóvenes estamos diariamente en contacto con las nuevas tecnologías, las cuales han aumentado en los últimos años, sin embargo, la educación virtual, para la mayoría, no hacía parte de la cotidianidad, por esto, uno de los principales inconvenientes que surgió debido a la contingencia fue la falta de preparación para esta modalidad, pues las instituciones debieron acoplarse a lo remoto y reestructurar el plan educativo que ya estaba establecido para la presencialidad.

A pesar de que en Colombia se encontraba este modelo desde hacía más de 10 años, muchos de los colegios y las universidades no están completamente adaptados. El uso y la manera de desenvolverse en la virtualidad está ligada a la experiencia personal que se tuvo antes de la contingencia, pues es claro que no todos los estudiantes o maestros poseemos los mismos conocimientos de estas herramientas. Las nuevas plataformas, las explicaciones y los trabajos cambiaron casi sin tiempo de asimilar la transformación dada, obligando a las personas a adaptarse rápidamente. 

En un artículo publicado por Impacto TIC se hicieron presentes las diferentes opiniones encontradas desde el inicio frente a la medida adoptada, por un lado, algunos están de acuerdo con que es una buena estrategia y que ha logrado suplir las necesidades que dejó la eventualidad; mientras otros, se encuentran inconformes por el modo en el que se ha llevado a cabo y piensan que la educación se está viendo afectada.

¿Estamos preparados para el aprendizaje virtual?

Para resolver esta pregunta, consultamos a varios docentes y estudiantes de la comunidad universitaria sobre su experiencia ante la necesidad actual de adoptar el modelo de Educación Remota de Emergencia

Este es el mejor momento para hablar de las TIC

En la actualidad, las herramientas digitales no son solo útiles, sino necesarias y obligatorias para muchas de las actividades diarias que antes se realizaban únicamente en la presencialidad, como clases y reuniones de trabajo. Ante esta situación, en el caso de las instituciones educativas, los mediadores de dichas herramientas son los profesores, quiénes a través de estas imparten los mismos conocimientos, pero tienen un plus: la cantidad de recursos y aplicaciones disponibles en la virtualidad.

Según Teresa Mauri y Javier Onrubia en su libro El profesor en entornos virtuales: Condiciones, perfil y competencias, con la integración de las TIC en los procesos de enseñanza y aprendizaje se debe dominar no solo un nuevo instrumento, sino una nueva cultura del aprendizaje que fomente el desarrollo de capacidades de gestión del conocimiento y de la formación.  

Jenny Liliana Alfonso Camargo, diseñadora instruccional de UPB Virtual , nos explica que durante el mes de junio los docentes recibieron capacitaciones para el montaje de los cursos a las plataformas Moodle y Brightspace, también en la integración de estas con otras herramientas TIC como Teams.  “Aunque sea un ambiente virtual no debe ser muy aparte de la conexión e interacción con el estudiante y el desarrollo de competencias exigidas en cada curso”, precisa. 

Conoce el entorno digital Mi clase virtual

La educación virtual dejó de ser una modalidad lejana y observada con extrañeza en algunos ámbitos.  

 

Ya no es solo una opción: es la oportunidad para que docentes y estudiantes adquieran nuevas competencias pedagógicas, didácticas y tecnológicas con miras a una cualificación integral, que complemente las destrezas que la presencialidad ha ofrecido desde tiempo atrás. 

Herramientas digitales utilizadas en las aulas virtuales:

 

 

Referencias 

Coll, C., & Monereo, C. (2008). Psicología de la educación virtual: Aprender y enseñar con las tecnologías de la información y la comunicación. Madrid: Ediciones Morata.
El Tiempo. (22 de mayo de 2020). ¿Cómo está la educación virtual en Colombia frente a la región?
ImpactoTic. (25 de marzo de 2020). Educación virtual: aprendizajes tras la primera semana de aislamiento.
Revista Nuve. (s.f.). El uso de Las TICS en el ámbito educativo

 

Este texto fue elaborado en co-autoría con las estudiantes de la Facultad de Comunicación Social – Periodismo  e integrantes del Semillero en Comunicación Digital , Alejandra Márquez Quintero e Isabel Cano Agudelo.

 

Foto portada: Programa de Divulgación Científica

 

Nota aclaratoria

Este texto compromete la opinión de la autora que lo realiza; este no refleja necesariamente la posición del Programa de Divulgación Científica o de la Universidad Pontificia Bolivariana.

 

 
Claudia Patricia Sánchez Aguiar
Por:
Claudia Patricia Sánchez Aguiar
Magíster en Comunicación Digital. Coordinadora Esp. en Comunicación y Periodismo Digital
Escuela de Ciencias Sociales
Categoría:

Artículos que te pueden interesar

  • Todos los derechos reservados
  • Términos y Condiciones
  • Política de Privacidad
  • Septiembre de 2016 - Colombia
  • Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
  • Acreditación Institucional de Alta Calidad Multicampus. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años. Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional.