Seres de Ciencia: Patricia Schnitter Castellanos

27 may. 2022 En: Divulgación Científica UPB
 
Patricia Schnitter Castellanos

El teléfono repiquetea; al fondo la brisa acompaña la espera. En realidad, no pasan más de cinco minutos cuando la pantalla se ilumina poco a poco y la imagen de Patricia emerge en un plano medio corto. Está sentada frente a lo que parece ser un escritorio, lleva una camisa blanca holgada y auriculares de diadema negros. Se le ve distraída. Con sus lentes observa la pantalla ensimismada hasta que mi voz la saca del trance.

Hoy es lunes, faltan dos horas para que el sol se ponga. Una logófila como ella habla de su vida desde la devoción por el saber y el conocer. Patricia Schnitter Castellanos ofrece su mejor sonrisa y se presenta. A pesar de lo intimidante que es hablar de sí misma, ella luce tan tranquila y equilibrada como La dama del armiño, la obra de Leonardo da Vinci.

¿De dónde es Patricia?, le pregunto en mi rol de periodista. Una pregunta difícil para la nieta de un migrante alemán, concebida en Medellín por una madre barranquillera y un padre oriundo de "La Nevera", Bogotá. Una pregunta difícil para quien gusta de los ires y venires de las calles nuevas y las edificaciones viejas, de las olas y las montañas, de los climas cálidos y los fríos. O simplemente, de todas partes, como diría el poeta y periodista cubano José Martí. Sin embargo, solo hay un lugar seguro, sus vacaciones en enero en la playa. “Agradezco haber crecido en un ambiente que me permitía mayor amplitud en el conocimiento de ciertas costumbres que no eran lo local”, afirma Patricia.

En la actualidad, vive con su madre en el barrio El Poblado de Medellín, en donde trata de poner en práctica la propuesta de la ciudad de los 15 minutos, del urbanista colombo francés Carlos Moreno, que promueve no gastar más de ese tiempo en los desplazamientos que necesitamos hacer cada día.

Creció con sus dos hermanas, Mónica y Érika, en la ciudad de Medellín. Patricia es la menor, pero es la más alta de las tres, la de cabello rubio oscuro, ojos grandes, azules y curiosos, y pecas diminutas, que de no ser por su tez blanca, serían imperceptibles. "Es sistemática y rigurosa, yo pienso que ahí se evidencia la influencia de la investigación”, dice Mónica Schnitter, su hermana mayor.

Tal parece que a Patricia, como a Dorian Gray, la mueve un interés dilatante por la belleza y las artes: el paisajismo y las obras arquitectónicas. Aunque dejó de hacerlo, de joven solía dedicarle tiempo a la pintura. La acuarela era su técnica predilecta. Según su hermana Mónica, la dimensión del arte es uno de sus talentos. Pero, diferente a Gray, Patricia no busca hacer de su vida arte, sino ver la vida como al arte.

 
Investigadora UPB
 
Investigación en arquitectura

Como si fuesen las páginas de un libro, Patricia esculca entre todo su bagaje cerebral para examinar su yo del pasado. Entonces, se encuentra en México comiendo tacos al pastor, o quizá en Perú degustando la causa limeña.  En su búsqueda de la cultura americana viajó, en la década de los 80 a Ecuador, Guatemala, Perú y México para conocer la cultura precolombina en la lógica de un turismo más académico.

En 1984, una especialización en arquitectura de las áreas metropolitanas, y dos años de turismo cultural, la dejó segura de algo: su pasión por el urbanismo y la posibilidad de actuar sobre el futuro. “Me interesaba ir a Italia, pues es el centro turístico de la arquitectura y hace parte de esa visión por lo histórico, que es una de mis pasiones”, dice Patricia.

Ahora, en pleno siglo XXI, su mente rememora sus aventuras en el país de "La Bota", y se muestra nostálgica al recordarse en un avión de vuelta a la Colombia de principios de la década de los noventa.

Cuando viaja, que es muy seguido, además de la comida, disfruta caminar y recorrer nuevos lugares. Luego se sienta en algún lugar donde pueda disfrutar de una buena cerveza. Dice Mónica que Patricia es muy buena compañera de viaje, no le preocupan los retrasos de los vuelos, los buses perdidos o las largas filas; no es problemática, pero si hay algún reclamo que hacer, no titubea y no cede con facilidad.

En definitiva, Patricia es una mujer que nació para comerse el mundo, le gusta probar de todo, no se queda con las dudas, las mastica, eso sí, nunca se las traga. De ahí, su interés por la investigación y la reflexión sobre la construcción de las ciudades y las dinámicas del crecimiento urbano. Patricia lideró durante varios años el Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Paisaje de la Universidad y, en ese rol, impulsó la investigación sobre el territorio desde perspectivas históricas.

A propósito, su investigación más reciente tuvo que ver con las ideas de modernidad arquitectónica y urbanística en Medellín, desde la mirada de Ricardo Olano Estrada, principal protagonista de la transformación de Medellín a principios del siglo XX.  

Conoce su trayectoria académica

 
Patricia Schnitter, investigadora UPB

 

Además de su curiosidad por lo histórico y las estructuras urbanas, su afición por los viajes y las nuevas culturas, también le gusta probar bocados de diversidad cultural. “Cuando conocimos en Rusia el borsch, que es esa sopa de remolacha muy común de ellos; hasta que no consiguió esa receta, no descansó. Ya quedó incorporada al menú de la casa”, cuenta su hermana.

Es una mujer que le agarra gusto a todo y no le teme a nada; o bueno, siempre y cuando no se trate de lagartijas y murciélagos entrometidos que aparecen en la noche buscando albergue.

Pocas veces se le ve descompuesta, pero si algo le inquieta, su cuello tenso es el primer indicio. Sandra Salazar, colega y compañera de oficina por más de quince años en la Facultad de Arquitectura y Diseño de la UPB, dice que Patricia es muy reservada cuando le ocurre algún percance, la compara con una princesita que siempre está con buena postura, impecable y bien vestida.

Para Patricia solo palabras de agradecimiento. Gracias por todo y cada uno de los momentos compartidos, por tus constantes preguntas, por no limitarte a una única salida, por la sed de conocimiento y de aprendizaje que tienes cada día. Porque además de esa mente curiosa y rigurosa, hay un ser humano sensible y de una enorme entrega y amor a su trabajo y la investigación”, expresó Sandra.  

La Luna comienza a asomarse. A Patricia le gusta comenzar y terminar su jornada moviendo el cuerpo. Religiosamente, sale a caminar una hora todos los días por la mañana. Y en el crepúsculo del día, justo antes de dormir, practica un poco de yoga para relajar su cuerpo y conciliar el sueño.

Hasta pronto Patricia, feliz noche. 

 

¿Quiénes son los Seres de Ciencia? Conoce los personajes detrás de la investigación 

 

Fotografías: Divulgación Científica y Comunicaciones, seccional Medellín 

 

Por:
María Isabel Cardona López
Estudiante del curso Periodismo III 2021-01
Facultad de Comunicación Social-Periodismo
Categoría:

Artículos que te pueden interesar

Universidad sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional. Resolución 17228 del 24 de octubre de 2018 - 6 años.
Otorgado por el Ministerio de Educación Nacional. Nit UPB: 890.902.922-6. Todos los derechos reservados